LAS BATUECAS-SIERRA DE FRANCIA: CAMINANDO ENTRE REINOS PERDIDOS

En el post anterior hablaba sobre la ruta hasta Riomalo de Abajo, en lo más profundo de la comarca de Las Hurdes. Tras salir de Riomalo nos dirijimos hacia Las Batuecas, un valle encantado al sur de Salamanca, ubicado en las estribaciones occidentales del Sistema Central. Sus picos más cercanos a formaciones nubosas son las cumbres del Hastiala (1.735 m) y de la Peña de Francia, donde desde 1.723 m se domina el conjunto de la comarca.

Atraídos por el esplendor del parque natural de Las Batuecas, extendido por catorce municipios, encaminamos nuestro rumbo hacia la línea que divide dos cuencas hidrográficas: los ríos Alagón, Francia y Batuecas alimentan el caudal del Tajo, mientras que el alegre río Agadón pertenece al Duero.​ La tierra nos provee en esta zona de una riquísima variedad de fauna y flora, encontrándonos con una fuente natural de aceitunas, castañas, uvas o cerezas, pilar económico de muchos pueblos de esta Sierra.

Desde Vega de Coria, la C-512 continúa hasta las estribaciones de Castilla y León, donde el río Alagón es fronterizo y dibuja inimaginables meandros a su paso por las cercanías de Riomalo de Abajo, de belleza y magnitud incomparables, desde donde tenemos acceso a muy atractivas zonas de pesca y senderismo.

A continuación de Riomalo de Abajo, encontramos otra alquería ribereña con el río Ladrillar, la población hurdana de Las Mestas, enclavada en la serranía que limita con Las Batuecas, donde la miel y el polen abundan como productos autóctonos.

A la entrada de Las Mestas se funden el río Batuecas y el río Ladrillar. A escasos metros de esa confluencia el esplendor de la vegetación natural lo coronan el brezo blanco, la brecina, la jara, la zarzamora, el madroño o la madreselva. El gato montés, la nutria o el zorro junto a la garduña, la comadreja o el turón conviven en todo el valle.

Nos rodea en forma de espesa capa vegetal el erizón o aliaga, especie que se encuentra en matorrales almohadillados sobre calizas. Bosques de Rebollo en las zonas de robledal, impregnan el ambiente de aromas primigenios junto a alcornoques, tejos, madroños, lentiscos, enebros y algún almez, entremezclados en la espesura de la jara pringosa.

En los auriculares resuenan acordes mágicos de Anuna, titulado The Raid:

Este espacio protegido perteneciente a la comarca de la Sierra de Francia, es fronterizo con la Sierra de Béjar, de la que se encuentra separada por la gran fosa del río Alagón de 20 km de anchura y es la única conexión natural del Sistema Central aprovechada por el Alagón para captar aguas de la cuenca del Duero y transportarlas al Tajo.

Mapa del Parque Natural Batuecas-Sierra de Francia:

Mapa_Batuecas_FINAL_Batuecas

Entre las rocas dominan pizarras, cuarcitas y las formaciones graníticas en la parte oriental, reclinadas sobre un lecho cristalino que las acomoda en bloques originados por un sistema de fallas. Gracias a eso podemos admirar un relieve único: enormes lomas con cimas suaves y valles muy profundos que nos trasladan a otra dimensión. Grandes depósitos rocosos cubren las partes altas.

Una húmeda cobertura verde protege los picos Colgadizo, Conejos y Diganzales, que parecen vigilar nuestro caminar por sendas solitarias. En la media distancia se distingue algún corzo o jabalí emprendiendo su propia ruta. En tiempos pretéritos, el lince ibérico y el lobo reinaron en estos pagos. Es un conjunto montaraz rodeado por vistas magníficas, como la Sierra de Francia, las Mestas, y una panorámica de 180 grados del Valle de Ladrillar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Poema a la Vírgen del Brezo:

El aire huele a promesa,                              y sentimientos sinceros.

a retama y a romero,                                    A quien respira este aroma

por el camino que sube                                se le va llenando el pecho

hasta la Virgen del Brezo.                            de un nuevo estado de gracia

Huele a buenas intenciones,                        que en el alma halla su centro

a fe y arrepentimiento,                                  Es difícil de explicar,

a ruegos, a veces a súplicas,                          hay que sentirlo, no verlo.

hay que venir, hay que estar

junto a la Virgen del Brezo.

La Hispania romana

HISPANIA-ROMANA-DIVIDIDA-EN-5-PROVINCIAS

Esta es la tierra conocida en tiempos de la Hispania romana como la provincia de Lusitania, que incluía las regiones de Extremadura, Alentejo y centro de Portugal junto con el sur de Salamanca.

Llegó a convertirse en la población más importante de la vertiente occidental del Imperio, en el finisterrarum, y  su colonia principal Augusta Emerita (Mérida) fue la primera capital de la Península Ibérica, tras la reforma de Diocleciano.

Desparramados por los contornos han ido surgiendo de escondites subterráneos valiosos restos arqueológicos de época visigoda como testimonio del paso de este pueblo por la región tras su colaboración con el Imperio Romano. Tres siglos de influencia han dejado huella en basílicas y edificaciones rurales.

No hay que obviar el hecho de que estamos muy cerca de Coria, que en época visigoda (siglo VI) fue Sede Episcopal, además de un escenario de habituales guerras fronterizas donde pugnaban por ganar espacios tanto musulmanes como cristianos, arrebatándose el dominio de las comarcas. La Orden de los Templarios, firmes aliados de los leoneses en las zonas de frontera, da lugar a la fundación de encomiendas (poblados) en territorio extremeño como Jeréz de los Caballeros o Puebla de Alcocer (año 1181). De ahí la huella cultural de cristianos, almohades, órdenes militares de los Templarios o de Alcántara reflejada en casas, iglesias y edificios militares. Serían los dueños de estas comarcas durante siglos.

Anuna sigue deleitándonos con otra composición musical:

Fill, fill a rún:

En cuanto a la artesanía que produce la zona, sobresalen los forjados de hierro y labrados en oro de la localidad de Gata o elaboración de candiles de piedra utilizando lava volcánica como es el caso de Aldehuela y El Gasco.

Pero en estos pagos se dedican sobre todo al trabajo artesano de la madera, desde las conocidas tallas de sillas en Gata a las castañuelas de Casares de Hurdes, Cereza y La Fragosa, donde también fabrican tamboriles mientras que en Asegur diseñan  originales flautas de madera.

Pinofranqueado y Erías son famosos por sus sombreros de bálago hechos de paja de centeno.

Parece increíble que existan 46 especies de mamíferos en la zona, destacando la cabra montés, repoblada con éxito en la década de los 70, que constituyó una especie autóctona desde hace siglos, campando por las cumbres pobladas de roquedales. Es seguro que el tejón, el gato montés, el meloncillo o mangosta común, la garduña, el desmán ibérico, de la familia de los topos y la nutria nos acompañan en el recorrido, aunque no estén a la vista, junto con los Corzos, ciervos y jabalíes, habituales de estas regiones.

A pocos kilómetros y en dirección a la Alberca, pasamos por las puertas del monasterio  contemplativo del Santo desierto de San José de las Batuecas de la orden de los carmelitas descalzos, donde disfrutamos de la muestra de vitalidad y belleza de este profundo valle situado al sur de Salamanca, muy cerca de La Alberca, encajado entre bosques mecidos por los vientos y el susurro de las aguas del río Batuecas y el Arroyo Castaño, un paraje donde el alma se entrega al reposo y la meditación.

IMG_20170403_134722

En la fachada del monasterio nos reciben inscripciones de cánticos de San Juan de La Cruz, como este párrafo del Cántico Espiritual:

Mi amado, las montañas,
los valles solitarios nemorosos,
las ínsulas extrañas,
los ríos sonorosos,
el silbo de los aires amorosos;

la noche sosegada,
en par de los levantes de la aurora,
la música callada,
la soledad sonora,
la cena que recrea y enamora.

San Juan de la Cruz, un hombre preso por su lealtad a la minoría de los reformistas encabezados por Santa Teresa, para describir sus experiencias místicas establece un similitud entre el amor humano y el divino anunciando su visión del alma como el deseo de una joven que busca el amor de su amado, en la figura del dios cristiano.

Raices_del_Castañar_Batuecas_Sierra_de_FranciaRaices_del_Castañar_Batuecas_Sierra_de_FranciaRaices_del_Castañar_Batuecas_Sierra_de_FranciaRaices_del_Castañar_Batuecas_Sierra_de_FranciaRaices_del_Castañar_Batuecas_Sierra_de_FranciaRaices_del_Castañar_Batuecas_Sierra_de_Francia

Las raices del castañar junto al monasterio serpentean semienterradas, dando testimonio del implacable paso del tiempo, que sin embargo no parece que tenga efecto en las personas que meditan entre las paredes de piedra del convento, fundado en 1599 por el padre Tomás de Jesús, Superior Provincial de los Carmelitas Descalzos de Castilla.

En las puertas del monasterio figura insertado en una tabla de madera un mensaje de Fedor Dostoievski:

“Amad todo lo que Dios ha creado. La totalidad y el más pequeño grano de arena. Amad cada hoja , cada rayo de luz divina. Amad los animales, amad las plantas, amadlo todo. Si lo amáis todo os dareis cuenta del misterio divino en todas las cosas.Cuando os hayáis dado cuenta cada día empezaréis a entenderlo mejor y finalmente llegaréis a amar a todo el mundo con un amor que lo abarca todo”.

Inscripcion_Monasterio_de_Las_Batuecas_Sierra_de_Francia

Sirva este pensamiento limpio y de hermandad, para cerrar este viaje revitalizante por el inigualable paraíso perdido de Las Batuecas.

Encontrareis una información completa sobre alojamientos en Hospederías de Extremadura.

Próximamente: Peña de Francia.

IR AL MAPA DE RUTAS

4 comentarios en “LAS BATUECAS-SIERRA DE FRANCIA: CAMINANDO ENTRE REINOS PERDIDOS

  1. Pingback: RUTAS DE OCIO | MARCOSPLANET

  2. Pingback: RUTAS DE OCIO - MARCOSPLANET

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: