RONDA, MINAS DE AGUA Y JARDINES DE HADAS. Ep 4.

20180420_182156

LUGARES DE RONDA QUE NO SE OLVIDAN:

Ronda, minas de agua y jardines de hadas. Todo esto hay en la ciudad embrujada. Sin embargo empezamos por el conjunto denominado murallas de Levante , el más importante de las murallas de Ronda. Se compone de una doble línea defensiva. En ella se extendían los arrabales, donde se hallaban los Baños Árabes. Y en el extremo norte de su trazado destaca la impresionante puerta de la Cijara.

De los vestigios de las antiguas murallas de Ronda, la muralla y la puerta de la Cijara son unos de los que mejor se conservan.

La muralla de Ronda ofrece tres frentes: la Muralla Sur, las Murallas de Levante y las Murallas de Poniente o de la Albacara.

De la Muralla Sur llaman la atención sus Puertas. Tienen un aspecto imponente y en su día permitían controlar y cobrar el acceso a la ciudad.

Hay que destacar la Puerta de Almocábar:

Así pues, llegamos a una de las entradas principales de la ciudad. Fue construida en el siglo XIII y reestructurada en el XVI, durante el reinado de Carlos I. Almocábar deriva de cementerio, pues la puerta era colindante con la necrópolis principal. Esta majestuosa entrada permitía acceder al Barrio Alto y a la medina musulmana. A mediados del siglo XVI se añadió otro cuerpo de acceso, consistente en un arco de medio punto. Su portada renacentista termina en el escudo del rey Carlos I enmarcado por el águila imperial.

Puerta_de_Almocábar_Ronda_Málaga

Otro lugar digno de ver es el Palacio del Rey Moro, donde encontramos el jardín de Forestier y la Mina de agua. La planta de la casa es irregular y laberíntica, con abundantes escaleras y pasillos que sirven para salvar los desniveles.

La mina de captación de agua es una compleja obra islámica que desciende al fondo del Tajo donde discurre el Río Guadalevín. Se construyó aprovechando una grieta natural vertical. Aquí encontraremos una escalera tallada en la roca con más de 200 peldaños. De este modo emprendemos un descenso vertical de unos cien metros. En el interior de la mina hay una serie de estancias, desde aljibes a habitaciones, que fueron utilizadas como polvorín y depósito de grano.

Tras bajar la interminable escalera por la galería interior excavada en la montaña, se llega a una plataforma al aire libre donde nos espera este paisaje:

GASTRONOMÍA EN RONDA:

Ah! Ronda, minas de agua y jardines de hadas.  Y el aceite de oliva virgen es propio de estos personajes de cuento. En Ronda se combinan elaboradas técnicas de extracción de la oliva, obteniéndose un aceite puro. Es de muy baja acidez, con un matiz dorado que espejea con ligeras tonalidades verdosas. Esto es lo mismo que decir: entra al paladar pleno de sabor y gran fragancia. Así que es un fruto de la comarca que se obtiene con mucho mimo.

Los vinos

Los vinos de Ronda se hallan bajo la denominación de origen Sierra de Málaga. En la etiqueta figura el nombre Serranía de Ronda. Es mucho el trabajo y el estudio que hay detrás de este tesoro líquido de Ronda. A finales del siglo XX, una plaga del insecto filoxera atacó el viñedo y este quedó prácticamente extinguido. Transcurrieron casi 100 años hasta que los viñedos se recuperaron. Desde el año 2004 se producen magníficos vinos blancos, rosados y tintos.

La tradición en esta cocina nos ofrece delicias como las calabazas rondeñas o las migas con chorizo. Las gachas se elaboran con pan moreno, harina candeal y anís verde. Viene bien darles un toque de miel de caña por ejemplo. Las habas con tomate hechas con rebanada de pan cateto, comino y pimentón. Las judías con morcilla o magro de cerdo. Las sopas de almendras y de alcachofas o el queso de cabra de raza malagueña, con notas lácticas que recuerdan a leche fresca. El gazpacho a la serrana, la tortilla rondeña y  la caldereta de chivo lechal no nos dejarán indiferentes jamás.

Y cómo no mencionar la excelente miel de esta sierra embrujada. Procede de colmenares alejados de la actividad humana, cuyas abejas liban por los parajes de la Cueva del Gato, los Molinos del Tajo, el Llano de la Cruz y los Frontones, en la Serranía de Ronda.

Resumiendo

Esta Serranía nos conmueve al permitirnos experimentar sugestivos reencuentros con el pasado. Restos de anfiteatros romanos, señoriales castillos, atalayas y palacios, junto al legado de los baños árabes, o  cuevas primitivas que permitieron alojarse a los bandoleros, se ofrecen a la mirada cautivada del visitante para transportarle a un viaje en el tiempo.

20180420_141936

En próximos posts hablaremos del extraordinario espectáculo visual que es el Caminito del Rey, unas pasarelas construidas sobre el abismo en las paredes del desfiladero de los Gaitanes, en Málaga. Así pues, os enseñaremos un precioso recorrido por la luminosa Antequera, donde el recinto monumental de la Alcazaba y la Real Colegiata de Santa María la Mayor nos sorprenderán con velados secretos.

IR AL MAPA DE RUTAS

Rutas de senderismo en la Serranía de Ronda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: