Ávila. Murallas y Caballeros legendarios | Descubre la magia de viajar
7909
post-template-default,single,single-post,postid-7909,single-format-standard,bridge-core-3.0.1,et_monarch,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-28.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.8.0,vc_responsive

Ávila. Murallas y Caballeros legendarios

Suaves colinas al noroeste de Madrid enmarcan una población de leyenda. Situada junto al río Adaja, de fundación romana y habitantes Vetones, la ciudad de Ávila es la más elevada de España (1.132 metros). Bajo el dominio de los visigodos primero y de los musulmanes desde principios del siglo VIII, Ávila sería reconquistada por los cristianos en el siglo XI d.C.

puerta-del-Alcázar-Ávila-marcosplanet

De las nueve puertas de la muralla de Ávila, la del Alcázar es de las más notables por sus defensas. Fue reedificada en 1597 por orden de Felipe II. La restauración de 1907 realizada por Repullés la dotó de almenas, imitando la puerta de San Vicente

Los orígenes de “Obila”

 

Es probable que los primeros pobladores de estas tierras fuesen las tribus celtibéricas de los vetones y arévacos, hacia el siglo VIII antes de Cristo. Así, la ciudad de Ávila habría sido un modesto castro vetón llamado «Obila» (monte alto), construido rodeando lo que hoy conocemos como la Plaza del Mercado Chico. El asentamiento de Obila ganaba importancia a medida que progresaba la romanización, en perjuicio de otros castros que ocupaban tierras montañosas. Del paso de los vetones quedan restos por toda la provincia de Ávila, como son las estatuas de piedra que muchos conocen como verracos.

La cristianización comienza en el siglo II y alcanza relevancia a finales del IV con el nombramiento de Prisciliano como obispo.

plaza-de-Adolfo-Suarez-muralla de-Ávila

Parte de la muralla visible desde la plaza de Santa Teresa, conocida como Mercado Grande, junto a la puerta del Alcázar

 

Estatua del año 1982 dedicada a Santa Teresa de Jesús, por Juan Luis Vassallo, escultor gaditano. El estilo es figurativo, queriendo resaltar a la Santa en actitud de escribir, liberando su alma de las pasiones, elevándose hacia Dios. La figura parece adaptarse a la piedra dando sensación de «elevación».

La etapa romana

 

En tiempos del emperador Constantino la ciudad de Ávila formaba parte de la provincia romana de Lusitania. La llamaban con distintos nombres como “Abila”, “Abela”, “Obila”o “Abyla”(más adelante lo explicaremos).

La presencia del Imperio Romano en la ciudad se observa en el puente romano, la calzada y distintos mosaicos

La necrópolis romana estaba situada al Este, una vez pasada la calle de San Segundo. Es por ello que en toda la zona Este de la muralla hay a la vista piezas funerarias, aunque las reutilizaron como materiales de construcción: estelas, aras, miliarios, «verraquitos» y cápsulas cinerarias de granito. Un recipiente cinerario servía para contener restos de cadáveres.

Sesenta y nueve inscripciones romanas rodean el perímetro de la muralla.

vistas-de-Ávila-desde-la-muralla

El interior de la ciudad de Ávila mantiene la distribución propia de las ciudades romanas

Ávila. Murallas y Caballeros legendarios

 

La zona urbana antigua conserva el trazado típico de las ciudades romanas al estilo de sus hiberna (castros estables para las tropas) que contaban con un foro en su centro. Los creaban para garantizar una vigilancia eficaz de zonas en conflicto y para la protección de fronteras, siendo muchos de ellos acuartelamientos permanentes para las legiones.

Su perímetro rectangular contenía dos calles importantes: el Decumano y el Cardo. Estas se cruzan en el centro de forma perpendicular y en ese punto se hallaba el Foro. Hoy día la ciudad conserva aún parte de esa distribución. En las puertas de Gonzalo Dávila y de San Vicente se aprecian las entradas de época romana. El Decumano máximo corresponde a las calles Caballeros y Bracamonte. El Cardo máximo es la calle Vallespin. Todas desembocan en la plaza del Mercado Chico o plaza Mayor de Ávila.

Ávila.-Murallas-y-Caballeros-legendarios

Entrada peatonal a la puerta de El Alcázar de Ávila. Acceso a la plaza de Santa Teresa o Mercado Grande, donde está la iglesia de San Pedro

fachada-sur-de-la-catedral-de-Cristo-Salvador-de-Ávila-vista-desde-la-muralla

Fachada Sur de la iglesia de Santiago vista desde la muralla

Ávila. Murallas y Caballeros legendarios

Los visigodos

 

Tras ocupar los visigodos en un primer momento la Galia, posteriormente se extenderían por la Península Ibérica para terminar formando el reino visigodo de Toledo en el siglo VI d.C que perduraría hasta la invasión musulmana.

Aunque en Ávila su huella no ha dejado apenas rastro. Lo más reseñable es la aparición de tumbas germánicas entre las iglesias de San Pedro y Santa María de la Antigua, que pudieron pertenecer a un monasterio visigodo ubicado en la mencionada iglesia de Santa María.

Ábside de la Catedral de Cristo Salvador

 

Ávila fue sede episcopal durante la dominación visigoda. En el año 610 se concedió relevancia especial a esta ciudad sobre el resto de iglesias provinciales, en un decreto emitido durante el reinado de Gundemaro.  Este era un soldado visigodo que llegó a ser gobernador en la Septimania, región occidental de la provincia romana de Galia Narbonense que cedieron los romanos en el año 462 al rey visigodo Teodorico II, pasando a formar parte del reino visigodo. Correspondía aproximadamente con la región francesa moderna de Languedoc-Rosellón.

Proclamaron a Gundemaro rey de los visigodos entre los años 610 y 612.

Imagen-de-Gundemaro_rey_de_los_Visigodos_(Museo_del_Prado)

Retrato imaginario del rey visigodo Gundemaro († 612), que sucedió en el trono a Witerico y fue sucedido a su vez por Sisebuto.

 

Una muestra de la etapa visigoda en Ávila es el templo de Santa María la Antigua. Las crónicas históricas indican que este monasterio de monjes y monjas fue fundado antes del año 687 hasta la llegada de los árabes.

Situado en la Plaza de Claudio Sánchez Albornoz, es el templo que corresponde al desaparecido convento benedictino. Edificada en el siglo XII, ha sido muy reformada, quedando pocas muestras del arte original entre las que es destacable su portada.

iglesia-nuestra-señora-Santa-María-la-antigua

Templo de Santa María la Antigua. Las crónicas registran que este monasterio fue fundado antes del año 687 y habría sido monasterio mixto —monjes y monjas— hasta la llegada de los árabes.

Ávila. Murallas y Caballeros legendarios

La ciudad de Ávila fue reconocida con los títulos de «Ávila del Rey» —otorgado por Alfonso VII—, «Ávila de los Leales» —concedido por Alfonso VIII— y «Ávila de los Caballeros» —otorgado por Alfonso X—. La bandera de la ciudad muestra los tres títulos como leyenda que rodea el escudo central.

Durante la Guerra de la Independencia Española, el regimiento de voluntarios de Ávila empleó otra bandera como insignia, que consistía en un paño blanco con la cruz de San Andrés, escudos de la ciudad, dos leones con corona y la leyenda «Por Fernando VII. Voluntarios de Ávila»

 

La influencia musulmana

 

En el 712, sólo un año después de la invasión del general Bereber Tarik, Ávila ya estaba bajo poder musulmán, aunque el rey astur Alfonso I, tras las revueltas bereberes del centro de la península, toma la ciudad conduciendo a sus pobladores a Asturias, a mediados del siglo VIII.

Así se inicia un período de casi 400 años en el que estas tierras son un campo de batalla de frontera, con escasa habitabilidad y una gran inestabilidad económica, política y cultural.

Con la expansión progresiva de la frontera, Ávila, al igual que otros núcleos relevantes como Salamanca, Segovia, o Sepúlveda, son potenciadas al convertirse en plazas estratégicas de defensa de esa vanguardia. Alfonso VI encomienda a Don Raimundo de Borgoña, de origen francés y esposo de su hija Urraca, la misión de repoblar estas plazas, con ciudadanos procedentes de diversas regiones norteñas. Esos años se caracterizan por el nacimiento del románico en la ciudad de Ávila.

Durante unos segundos no se escuchaba bien el archivo de audio de la visita guiada. Por cierto, la voz que acompaña la visita a las murallas es la de la actriz Michelle Jenner

Imágenes desde la muralla con la Catedral al fondo

Ávila. Murallas y Caballeros legendarios

 

Ávila cuenta con una barriada que arrastra influencias de la presencia musulmana, morisca y mudéjar en torno al barrio de San Nicolás en donde se localiza el gran cementerio o maqbara (necrópolis islámica). Se encuentra extramuros, al Sudoeste del recinto amurallado, entre la iglesia de San Nicolás y el río Adaja, en un paraje llamado Vado de San Mateo. Fue descubierta en 1999.

Cementerio Islámico o maqbara. Es una necrópolis que se encuentra extramuros, entre la iglesia de San Nicolás y el río Adaja, en el Vado de San Mateo. Fue descubierta en 1999 en excavaciones arqueológicas previas a la urbanización de la zona. Imagen

 

En el año 1999 se descubrieron más de 3000 sepulturas, lo que convierte a esta maqbara no sólo en la más importante en tamaño del ámbito mudéjar, sino incluso del propiamente andalusí. Su cronología abarca del siglo XIII al XV.

Ávila ha sido considerada tradicionalmente como «ciudad de cantos y de Santos». “De cantos”, porque toda ella se asienta y se construye sobre granito, variedad pétrea abundante en la provincia. Y es ciudad “de Santos”, porque en Ávila se han formado varios doctores de la Iglesia católica. Se dice que entre el frío presente en toda la provincia la mayor parte del año y sin otros entretenimientos, las actividades dominantes consistían en “rezar o combatir”.

El casco histórico del medievo de Ávila, en un casi perfecto estado de conservación, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985

Origen del nombre

La ciudad se llamó oficialmente «Ávila de los Caballeros» hasta el censo de 1877, año en que perdió esa denominación.

Hay historiadores que confían en el origen púnico o cartaginés, asignándole el significado de «monte alto y crecido», mientras que otros consideran un origen hebreo, interpretado como «término o confín». A partir del vascuence, derivado del idioma hablado por los antiguos asentamientos iberos, podría referirse a «breña, matorral, monte bajo». Por otra parte, el historiador Joan Corominas propuso un origen germánico derivado del gótico Awilô o Awila.

El título, «Ávila del Rey», se lo concedió Alfonso VII por ser la ciudad en la que vivió durante su niñez. Esto le protegió de los intereses de su padrastro, Alfonso I el Batallador, rey de Aragón.

“Ávila de los Leales” le fue otorgado por Alfonso VIII (el «rey niño») por ser la ciudad que le protegió durante su niñez de la persecución de su tío Fernando II de León, por su deseo de ejercer la regencia en nombre del niño rey.

Alfonso XI le confirió el nombre de «Ávila de los Caballeros», que perduró hasta el censo de 1877, año en que perdió esta designación y pasó a conocerse como «Ávila».

Ávila.-Murallas-y-Caballeros-legendarios

Algunos historiadores creen que el nombre de la actual ciudad de Ávila proviene del antiguo mapa de Ptolomeo (geógrafo griego), debido a un antiguo asentamiento vetón llamado Obila, que con los romanos llegaría a recibir nombres como Abila, Abela o Abyla

Ávila. Murallas y Caballeros legendarios

 

Los palacios de Ávila

A finales del siglo XV y principios del siglo XVI los nobles establecidos en Ávila viven un período de esplendor y enriquecimiento. Es cuando se construyen grandes palacios señoriales dotados de enormes portones góticos y renacentistas, troneras, fortificaciones, almenas y atalayas, proliferando los escudos familiares en todas las fachadas. Este fasto rinde homenaje al pasado coronado por gestas heroicas de sus nobles caballeros. Algunas piedras muestran el esplendor de la historia de Ávila. En una de ellas aparece la famosa estrofa de Pedro de Gracia Dei, historiador y poeta (s. XV) :

Los en Ronda muy guerreros y en Trujillo los primeros y en Alarcos con afanes cebaron sus gavilanes, Avila, tus caballeros

En el siguiente enlace veréis la auténtica ruta de los palacios de Ávila.

 

Puerta de la “Mala dicha” o la “Mala Ventura”. También conocida como “Arco de los gitanos”

Según cuenta la tradición popular, por esta puerta salieron 70 caballeros abulenses conducidos hacia una muerte cierta, pues fueron ejecutados por Alfonso I de Aragón, llamado «el Batallador». Esto sucedió por las continuas luchas de dinastía con su hijastro, quien más tarde sería Alfonso VII coronado en la catedral de León como «Imperator totius Hispaniae». Alfonso VII concedió a la ciudad por aquella gesta defensiva la leyenda «Ávila del Rey» para añadirla a su escudo, según indicamos antes.

La puerta está integrada en el lienzo meridional de la muralla, frente el atrio de San Isidro, que acogió la iglesia del mismo nombre. Los restos del Santo reposan hoy en los Jardines del Buen Retiro de Madrid. Imagen

 

Antiguamente la puerta de la Mala Dicha daba acceso al barrio judío. Esta puerta recibió igualmente el nombre de Arco de San Isidro y se cree que fue a través de ella por donde expulsaron a los judíos de la ciudad de Ávila. Esto fue por negarse a convertirse al catolicismo, como había dispuesto la reina Isabel ‘La Católica’ en 1492.

Entre los judíos expulsados figuraron personas ilustres, como Moséh de Leon, autor del Sefer ha-Zohar o tambien llamado “Libro del Esplendor” y Nissim ben Abraham, conocido como el profeta de Ávila, autor del “Libro de las maravillas de la sabiduría”.  Desde luego, fue una puerta de las desdichas en toda regla.

Aquí tenéis el mapa de ubicación de la puerta de la Mala Dicha:

Esta puerta forma parte del conjunto histórico de Ávila, ya que la muralla dispone de 9 puertas de acceso.

Presencia del arte románico en Ávila

 

La repoblación de Ávila se produce hacia el año 1250, contabilizándose 6.615 habitantes según el historiador Barrios, entre cristianos, árabes y judíos. A partir de entonces aparecen las primeras obras románicas. Es posible que ya a finales del siglo XI comenzara la construcción de la iglesia dedicada a San Andrés. Durante la primera mitad del siglo XII se iniciaron otras como la de San Vicente y a finales de ese siglo el románico quedó presente en numerosas parroquias.

La catedral de Cristo Salvador es un templo de culto católico de la ciudad de Ávila, sede episcopal del mismo nombre, en Castilla y León. La diseñaron como templo y fortaleza. El ábside es uno de los cubos (torreones) que perfilan la muralla de la ciudad

Ávila. Murallas y Caballeros legendarios

 

La mayoría de los templos románicos están situados fuera de las murallas, cerca de las puertas de éstas.

La seña de identidad de Ávila es su muralla románica medieval, perfectamente conservada, además de edificaciones emblemáticas como la mencionada catedral de Cristo Salvador —cuya cúpula o cimborrio está instalada sobre la muralla— o la basílica de San Vicente, declarada en 1985 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, al igual que todo el casco histórico medieval, en excelente estado de conservación.

Subida a la muralla de Ávila

Lugares a conocer en Ávila

 

Con la intención de seguir un itinerario cómodo entre edificios del románico en Ávila, una ruta recomendable sería empezando en este orden:

La muralla

Para no complicarte ni tener que pagar parking, recomiendo aparcar el coche en el aparcamiento del Centro de Exposiciones Lienzo Norte. Además dispone de una zona especial para autocaravanas. Alcanzar la muralla y el casco antiguo de Ávila tan solo te llevará unos diez minutos andando.

Iglesia-Catedral del Salvador, en la plaza del mismo nombre; la primera catedral gótica de España. Está rodeada de varias casas o palacios señoriales, siendo los más importantes el de los Velada, el del Rey Niño y el de Valderrábanos,

Iglesia de la Magdalena, situada en el exterior de la muralla, frente al Mercado Grande, integrada en el Convento de los Concepcionistas.

Templo de Santa María de la Antigua, ubicada en la Plaza de Claudio Sánchez Albornoz.

Iglesia de San Pedro, localizada en la Plaza de Santa Teresa (plaza del Mercado Grande).

Los restos del Convento de los Jerónimos se hallan en la Plaza de San Jerónimo.

Iglesia de Santo Tomé el Viejo, en plena Plaza de Italia.

El Episcopio o Palacio del Rey Niño, frente a la portada norte de la Catedral.

La Basílica de San Vicente está en la plaza del mismo nombre y a unos 300 metros del Episcopio. Ha sido expresamente declarada en 1985 Patrimonio de la Humanidad, como elemento dentro del conjunto Ciudad vieja de Ávila e iglesias extramuros.

Iglesia de San Andrés

Se encuentra en la plaza del mismo nombre a unos 400 metros de la Basílica de San Vicente.

 

Os dejo aquí información sobre el «Tourist pass» o entrada única para visitar Ávila, junto al transporte turístico por la ciudad

 

mapa-de-Ávila-intramuros

Mapa de Ávila intramuros

 

Una muralla fascinante

 

La muralla de Ávila tiene un perímetro de 2515 metros, 2500 almenas, 87 cubos o torreones y 9 puertas. Ocupa una superficie de 33 hectáreas. De las nueve puertas mencionadas, las dos más notables por sus defensas son la del Alcázar y la de San Vicente. Para su construcción se aprovecharon materiales procedentes de la necrópolis romana, de construcciones civiles, así como los de las viejas murallas romana y visigótica.

No todas las torres que integran la muralla son perpendiculares al muro, sino que en ocasiones encontramos algunas que forman ángulos para mejorar la defensa. Además, unas sobresalen más que otras. Casi setenta inscripciones romanas están presentes en el perímetro de la muralla. El perímetro murado dotó a la ciudad de una total inviolabilidad, contando con más de ochenta y ocho torres semicirculares.

Ávila-murallas-y-caballeros-legendarios

A partir del siglo XVII, Ávila entró en decadencia al irse los nobles a la corte, hecho que afectó al estado de la muralla que poco a poco se fue deteriorando, hasta llegar al punto de ser estudiado su derribo. El derribo no se llevó a cabo por falta de presupuesto y gracias a ello, a finales del siglo XIX se iniciaron los trabajos de restauración de la muralla que la han permitido ofrecer el magnífico aspecto que tiene en la actualidad. Fuente

Del mantenimiento de la muralla se encargaban los moriscos, quienes dejaron su firma en diferentes tramos de la muralla al incluir el ladrillo dentro de la construcción.

La muralla de Ávila se extiende siguiendo una forma trapezoidal con un diámetro de 2.516 metros. Conserva 88 torreones y 2.500 almenas; la anchura de sus muros es 3 metros de media y 12 de altura, alcanzando los 20 metros en las torres que se yerguen sobre la Puerta del Alcázar y la Puerta de San Vicente.

puerta-del-Alcázar-Ávila

Puerta del Alcázar, donde tuvo lugar el destronamiento del rey Enrique IV de Castilla

 

En 1595 se comenzó la Capilla de San Segundo y se fortificó en granito el exterior de la cabecera, la parte conocida como El Cimorro.

 

La actual muralla data de la segunda mitad del siglo XII. La primera muralla la construyeron los romanos en el siglo III antes de Cristo

Los muros de la muralla tienen 12 metros de alto y 3 de ancho. Gran cantidad de piedras usadas en su construcción procedían de construcciones romanas. Debido a este origen, puedes ver en estos muros algunos elementos como las cistas, que eran urnas en las que los romanos depositaban las cenizas de los muertos; cupaes, que marcaban el lugar del enterramiento y esculturas funerarias que representaban animales.

Aunque hoy no existen, la muralla contaba con un foso y una barbacana. Esta consistía en una fortificación defensiva previa al perímetro defensivo de la muralla de un castillo o una ciudad. Su razón de ser era reforzar el punto más débil, que era siempre la entrada principal.

En esencia, se trataba de poner obstáculos al enemigo.

Os dejamos a continuación un enlace sobre las entradas para subir a la muralla de Ávila.

 

Bien, pues esto es todo por el momento, amigos. Quedáis invitados a la segunda parte de este artículo.

Si te ha gustado este post no olvides darle click al corazoncito de un poco más abajo.

Salud y suerte!!

8 Comentarios
  • Serzi Sanz
    Posted at 21:25h, 21 abril Responder

    ¡¡Una entrada maravillosa!! Tienes un error al referirte al templo de Santa María la Antigua, has puesto una foto de la Antigua de Valladolid. Estilos totalmente diferentes, y ¡más bonita la de Ávila! Un saludo

    • marcosplanet
      Posted at 18:27h, 22 abril Responder

      Hecho! Gracias por avisar y por tus comentarios.
      Un saludo!

  • Anónimo
    Posted at 17:16h, 24 abril Responder

    Una hermosa ciudad, con mucha historia y una forma muy propia, gracias por introducirme en ella, un abrazo grande

  • Viajando de incognito
    Posted at 22:58h, 27 abril Responder

    Un post muy interesante. Justo estuvimos la semana pasada en Ávila. Qué bonita es la ciudad, y qué bien se come.

    • marcosplanet
      Posted at 12:16h, 28 abril Responder

      Se come de maravilla. El restaurante Siglo doce es especialmente bueno.
      Gracias por comentar.
      Saludos!

  • Froi
    Posted at 19:49h, 29 abril Responder

    Andamos por caminos paralelos, devorando tanta riqueza como atesoran nuestros pueblos y ciudades. Yo visité Ávila el verano pasado, La he visto en los ojos de su románico, retratada por mi colaborador en Almería Mongui, en la serie «Gran Guía de Templos Románicos», y vuelvo a visitarla en este acertado y estupendo resumen. Nos falta tiempo, querido amigo, pero probablemente podamos encontrarnos en alguna de esas ciudades. Un abrazo.

    • marcosplanet
      Posted at 03:07h, 30 abril Responder

      Es fácil para las almas inquietas amantes de la naturaleza y de la Historia sucumbir a la poesía de los pueblos, de sus valles, riscos y collados, de su tradición y su herencia cultural. Me incluyo entre esas almas, que también admiran el saber de las gentes que habitan esos lares y que tanta sabiduría guardan en su forma llana y realista de entender la vida.
      Si que es verdad lo que dices, punto por punto. A ver si conseguimos coincidir en alguna de esas visitas que tan honda huella nos dejan siempre.
      Otro abrazo para ti.

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
Share This