CÓRDOBA MILENARIA. EPISODIO I. EL TEMPLO DE LAS MIL COLUMNAS. |
657
post-template-default,single,single-post,postid-657,single-format-standard,bridge-core-2.8.6,et_monarch,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-27.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

CÓRDOBA MILENARIA. EPISODIO I. EL TEMPLO DE LAS MIL COLUMNAS.

La construcción de la Mezquita de Córdoba, lugar sagrado para dos culturas muy diferentes, dio comienzo en el año 785 por los conquistadores musulmanes, reutilizando los materiales de la basílica hispanorromana de San Vicente Mártir, ubicada en ese lugar.

Historia de la Córdoba milenaria

Cuando conquistaron Córdoba los cristianos, los musulmanes practicaban su culto en la mezquita, y una vez desalojado el islam allá por el siglo XVI, los cristianos la reestructuraron para adaptarla a su credo. Edificaron así una catedral renacentista en sus naves centrales, siendo el responsable Hernán Ruiz, llamado “el viejo”, y más tarde su hijo. Esto afectaba al propio corazón de la mezquita.

Conversión en catedral 

A pesar de la conversión, esta primera etapa como catedral apenas vio modificada su arquitectura, con la creación de pequeñas capillas, nuevas tumbas y mobiliario cristiano.

Tras la conquista castellana de Córdoba en 1236, Fernando III de Castilla convirtió la mezquita en catedral y la dedicó a la Virgen María, sufriendo diversas alteraciones que acabarían configurando la actual Catedral de Córdoba. 

El minarete de la mezquita se convirtió en un campanario para la catedral, con pequeñas modificacioness como una cruz en la cima. Progresivamente crearon otras capillas en el periferia interior del edificio en los siguientes siglos, muchas de ellas capillas funerarias de patronazgo privado.

La primera capilla conocida occidental es la de San Felipe y Santiago, de 1258

La capilla de San Clemente se creó en la parte meridional de la mezquita hacia 1262. Asimismo, se habilitaron algunos espacios cristianos como un altar dedicado a San Blas (1252) y otro a San Miguel (1255), pero desaparecieron en los siglos posteriores.

Convirtieron el área de la macsura y el mihrab en la capilla de San Pedro, donde comenzaron a custodiar la hostia consagrada.

el-Mihrab-mezquita-de-Córdoba-marcosplanet

El Mihrab, lugar sagrado que indica cómo debe orientarse el creyente para rezar en dirección a la Meca

El mihrab es un joyel de mármol, estuco y mosaicos bizantinos brillantemente coloreados sobre fondo de oro y bronce, además de cobre y plata. Es el espacio “más sagrado” de la mezquita, desde donde el imam dirigía su oración a los fieles.

El primer añadido más relevante bajo el cristianismo fue la Capilla Real, cuyas obras finalizaron en 1371 por Enrique II. Hasta allí trasladó este rey los restos de su padre Alfonso XI y de su abuelo Fernando IV. La capilla está realizada en estilo mudéjar.

Igualmente, justo en la zona central de la antigua mezquita incorporaron una magnífica nave cristiana, dando cuerpo a la nueva Capilla Mayor, inspirándose en influencias artísticas del Renacimiento.

Un bosque de más de mil columnas

Pues bien, cuando entramos en este palacio de oración que es la mezquita de Córdoba nos recibe un bosque de 1.300 columnas de mármol, jaspe y granito que sostienen trescientos sesenta y cinco arcos de herradura bicolores.

En la bóveda de media luna del coro se anuncia ya el barroco.

El coro de la Mezquita Catedral de Córdoba, elaborado entre 1748 y 1757, goza de la fama justificada de ser uno de los más hermosos y mejor labrados de toda España. Las columnatas de la nave central donde se halla el coro se adornan con parejas de Apóstoles bajo los doseles, como marca gótica.

Por encima se extiende una franja con tondos (pinturas de forma circular) y grutescos, del estilo de los existentes en las “cuevas” descubiertas en la Roma del siglo XV y que posteriormente se han identificado como habitaciones y pasillos de la Domus Aurea (el palacio que Nerón hizo construir tras el gran incendio); los ventanales están decorados con los escudos de los canónigos que colaboraron en la financiación de las obras. En uno de los ventanales luce una pintura en forma de disco decorado con una imagen de Santa Cecilia.

La mezquita ofrece una mezcla arquitectónica única que sublima buena parte de los valores artísticos de Oriente y Occidente

La nueva capilla catedralicia (dentro de la antigua mezquita) consta por tanto de una nave gótica. Finalmente, intervino el emperador Carlos V para que se realizara la obra, aunque más tarde el rey Carlos se lamentaría pronunciando la famosa frase «habéis destruido lo que era único en el mundo, y habéis puesto en su lugar lo que se puede ver en todas partes».

Hoy día, todo el conjunto constituye el monumento más importante de Córdoba, y también de toda la arquitectura andalusí, junto con la Alhambra. También es la mejor representación del arte omeya hispanomusulmán. Declarada como Bien de Interés Cultural y Patrimonio Cultural de la Humanidad el centro histórico de la ciudad, la Córdoba milenaria fue elegida por el público en el 2007, como uno de los 12 Tesoros de España.

IR AL MAPA DE RUTAS

GASTRONOMÍA en la Córdoba milenaria

El Restaurante Casa Rubio, según indica en su web: “forma parte de la memoria de Córdoba y sus gentes desde hace casi un siglo. Su fritura de pescado ha adquirido con el paso de los años estatus de leyenda culinaria. Una tradición mantenida para disfrute de los comensales del siglo XXI“. En 2001 inicia una nueva etapa de la mano del Grupo Cabezas Romero, y hoy podemos degustar entrantes como:

  • Jamón ibérico de cebo de campo (Valle de Los Pedroches, Córdoba). 
  • Queso viejo de oveja artesano elaborado con leche cruda
  • Ensalada de bacalao y naranja (remojón andaluz) 
  • Berenjenas abuñueladas con miel de caña  
  • Arroz cordobés (perol) o Ensaladilla rusa con pulpo 
  • Cómo no, el Salmorejo cordobés con huevo y jamón ibérico deleita el paladar y no admite comparaciones.
  • La Mazamorra con pasas hidratadas y manzana verde es digna de premio. Se elabora con miga de pan, almendras crudas, aceite de oliva virgen extra, ajo, vinagre y sal. También suele ser habitual añadirle huevo duro y aceitunas negras. Un plato riquísimo.
Gastronomía_en_la_CÓRDOBA_MILENARIA
Gastronomía_en_la_CÓRDOBA_MILENARIA
Gastronomía_en_la_CÓRDOBA_MILENARIA

*Foto original en: Gastronomoymas.

Y hasta aquí hemos llegado. Os esperamos en el episodio II donde hablaremos de “Medina Azahara”, una joya de esta Córdoba milenaria única en el mundo.

Salud y suerte amigos!!

No Comments

Post A Comment

Share This