El Auyantepuy y el agua | MARCOSPLANET | Descubre la magia de viajar
7003
post-template-default,single,single-post,postid-7003,single-format-standard,bridge-core-2.8.6,et_monarch,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-27.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

El Auyantepuy y el agua

Este fascinante relato ha sido escrito por Rosa Boschetti con su magistral y atrayente prosa.

 

Por: Rosa Boschetti

La emoción duró los 120 kilómetros de viaje por la selva con pequeños descansos para las fotos, no sin dificultad ya que las manos estaban ocupadas en espantar a los feroces mosquitos. Luego, hubo que seguir a pie hasta un embarcadero del río Caroní para navegar durante unas horas.

Cañón-del-diablo-y-Salto-del-Ángel-en-Venezuela

Imagen del Cañón del Diablo y Salto del Ángel en Venezuela

La leyenda del Salto del Ángel

 

La noche amenazó con salir e hicieron una parada en una posada en donde le ofrecieron un brebaje hecho a base de yuca. El Kachiri servido en la cáscara de una fruta cóncava y pulida les pareció extraño, pero al probar aquella bebida fermentada les agradó su efecto y se sonrieron al saber que ese recipiente lo llamaban Totuma.

Recipientes-Totumas

Los Totumas son vasijas de origen vegetal, fruto del árbol del totumo o taparo (Crescentia cujete) que en toda Centroamérica, Bolivia, Colombia, Ecuador, Venezuela y Panamá utilizan los pueblos aborígenes como artilugios de cocina. Imagen

 

 

Empapados en repelente de mosquitos y con el alcohol en el cuerpo se animaron a preguntar en relación con todo lo que les rodeaba y los nativos respondieron con amabilidad. Luego se hizo el silencio cuando uno de los indios comenzó el relato de una leyenda sobre cómo se formó la caída de agua más alta del mundo.

El-salto-Ángel

Imagen del salto Ángel, la caída de agua más alta del mundo, con una altura de 979 metros

La leyenda del Salto del Ángel

 

—Esa catarata que ustedes mientan El Salto Ángel, se llama Kerepakupai Merú…

La voz del narrador se metió con suavidad en su cuerpo y al cabo de un tiempo ella se fijó en un indígena que antes no habían visto. Por su indumentaria y actitud parecía un guerrero; le daba de beber el agua de su totuma a un águila herida por una flecha que se encontraba a su lado. Ella se acercó despacio para no molestar al ave. Él, en voz baja, se presentó como Auyan.

ayantepui

Auyan Tepui. En la lengua de los pemones significa la “montaña del diablo”. Es un tepuy situado en la parroquia Santa Elena de Uairén del Municipio Gran Sabana del estado Bolívar. Un Tepuy es una formación geológica de la Guayana venezolana, una meseta muy elevada con las paredes verticales que sobresale del resto del terreno. Imagen

 

Ella no supo precisar si fue el cansancio o el alcohol del Kachiri que la hizo contemplar cómo el águila curaba su herida mientras bebía.

—¿Cómo puedo devolverte el favor? —Escuchó que el águila preguntó.

—Llévanos al Tepuy más alto. —respondió Auyan con serenidad. Ella se asombró al verse incluida en aquel plan, pero no dijo palabra.

el-águila-en-el-salto-del-ángel

Imagen de un águila en el Salto del Ángel

 

La leyenda del Salto del Ángel

 

El águila los tomó en su pico y remontó el vuelo. Al llegar a la cima los dejó en tierra y continuó su camino. Ambos se sorprendieron por lo imponente del paisaje y Auyan soltó la totuma, el agua se desbordó en una suave caída sin fin que despertó al demonio de la montaña. La furia que sintió por ser molestado fue tal que las aguas, que se desplazaban plácidas por la bajada del tepuy, cobraron una fuerza poderosa. Se convirtió en un torrente monumental, su potencia y sonido se volvió aterrador, la envolvió y ella ya no percibió nada más. Luego sintió una mano conocida en su hombro y escuchó su nombre:

 

—Lucía, despierta nos vamos rumbo al Auyantepuy. Allí es la cascada, el Salto Ángel.

—Te tumbaste aquí y no escuchaste la leyenda del guerrero y el águila —dice otro de sus amigos.

—Auyan estuvo aquí…

águila-alimentando-a-su-poluuelo-auyan-tepui-Venezuela

Un día, Auyan le pidió a un águila que lo trasladara a lo más alto del tepuy… Y una vez que estuvo en la cima, dejó caer de forma fortuita su totuma originando el bellísimo Salto Ángel.

 

Antes de que ella pueda explicar su extraño sueño, el amigo le interrumpe:

—Creo que te pasaste con la bebida. Alístate que nos vamos y en el camino te cuento por qué se llama Salto Ángel.

 

Y hasta aquí este estupendo y evocador relato de Rosa Boschetti.

Bueno, os invito a darle un “like” si os ha gustado, lo cual agradeceré siempre.

Un saludo cordial a todos y ¡hasta la vista!

5 Comentarios
  • Tinta en las olas
    Posted at 11:46h, 25 noviembre Responder

    Las fotos fantásticas y el relato formidable. Un abrazo.

  • JOSE
    Posted at 12:26h, 25 noviembre Responder

    Excelente post, mis felicitaciolnes

  • Jose
    Posted at 14:44h, 01 diciembre Responder

    Preciosas fotos y relato. El lugar es espectacular!! Mis felicitaciones!

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This