Descubrimientos para compartir

EL ESCORIAL Y LA GRANDEZA DE OTRA ÉPOCA

5 febrero, 2020.marcosplanet.0 Likes.0 Comments

SAN LORENZO DE EL ESCORIAL Y EL ARQUITECTO QUE OBRÓ EL MILAGRO

 

La visita al gran monasterio de total interés histórico es un auténtico viaje turístico a Madrid. Una excursión ineludible, tenlo por seguro.

Esta es la gran obra que encargó  Felipe II  en el siglo XVI  a su arquitecto Juan Bautista de Toledo, con ayuda posterior de Juan de Herrera, Juan de Minjares, Giovanni Battista Castello El Bergamasco y Francisco de Mora. El rey concibió un gran complejo multifuncional, monacal y palaciego que reflejó Juan Bautista de Toledo según el paradigma de la Traza Universal, es decir, el conjunto está inscrito dentro de un «quadro» de 207 por 161 metros de perímetro con cuatro torres en sus esquinas y que debían servir de guía y modelo definitivos para la construcción del complejo. Esta gran obra dio origen al estilo herreriano.

UNA FRASE ÉPICA

En la cara visible, Juan Bautista escribió: JOANNES BAPTISTA ARCHITECTUS MAJOR. IX KAL MAII; en un lateral: DEUS O.M. (Optimus Maximus) OPERI ASPICIAT; y en el otro: PHILIPUS II. HISPANIARUM REX A FUNDAMENTIS EREXIT MDLXIII: «En 23 días del mes de abril, día de San Jorge mártir, deste año de 1563 se puso la primera piedra del monasterio en el cimiento del refectorio, debajo de la silla del prior, que es en la bodega, debajo del dicho refectorio, la cual piedra es cuadrada y está escrita por todas partes, que da a entender quién es el fundador, y quién es el arquitecto y el día y año en que se pone».

 

 

Todos sabéis que el imponente monasterio es el principal atractivo del precioso pueblo de San Lorenzo de El Escorial, colgado sobre la ladera de la Sierra de Guadarrama de Madrid, a sólo 53 kilómetros de la capital.

El Monasterio de El Escorial ha sido considerado como la Octava Maravilla del Mundo y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Biblioteca_San_Lorenzo_de_El_Escorial_marcosplanet

Una gran biblioteca renacentista española dentro del Monasterio. En ella se encuentran piezas de enorme valor como el Códice áureo, el Apocalipsis figurado o, quizá el más importante, un De baptismo parvulorum, de san Agustín, probablemente escrito de su puño y letra.

Jardines_Monasterio_de_El_Escorial_marcosplanet

Los jardines del recinto. Su situación les hace estar protegidos y gozar de las mejores horas de sol. Felipe II, gran amante de los jardines, se ocupó personalmente de ellos trayendo jardineros especializados, de tal forma que, los cuadros de setos de boj plantados en su interior conprofusión de flores de vivos colores parecían «alfombras finas traídas de Damasco».

Patio_de_los_Reyes_El_Escorial_marcosplanet

Los Reyes que dominan el patio son los constructores del templo de la sabiduría, el modelo solicitado por Felipe II. Presidiendo a un lado y otro encontramos a David y Salomón, y en el extremo derecho Manasses que porta los atributos geométricos del arquitecto: escuadra y compás.

La_Cripta_Real_El_Escorial_marcosplanet

La cripta real. Construida por Juan Gómez de Mora según planos de Juan Bautista Crescenzi. Consta de veintiséis sepulcros de mármol donde reposan los restos de los reyes y reinas de España de las dinastías de Austria y Borbón, exceptuando a los reyes Felipe V y Fernando VI, que eligieron el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso y el Convento de las Salesas Reales de Madrid, respectivamente, como lugar de sepultura.

El Patio de los Reyes es la antesala al aire libre de magnífico aspecto que nos recibe al entrar por la puerta principal y que da paso directo a la basílica y al resto de las dependencias del edificio. Mide 64 x 38 metros y recibe este nombre por las esculturas de los seis reyes de Israel que tomaron parte en la construcción del Templo de Jerusalén y que decoran la fachada principal de la iglesia situada al fondo del patio: David, Salomón, Ezequías, Josafat, Josías y Manasés, obras del escultor Juan Bautista Monegro realizadas entre 1580 y 1583, miden 5 metros de altura, están esculpidas en granito con algunos detalles en mármol blanco y los atributos reales y las coronas son de bronce dorado elaborados por Sebastián Fernández y Gregorio de Salazar.

El rey Felipe II dio orden de edificar el Monasterio de El Escorial entre los años 1563 y 1584, por un lado, para conmemorar la Batalla de San Quintín, y a su vez, para ser utilizado como panteón real de la Monarquía Española.

El enorme edificio, que se extiende en una superficie de más de 35.000 metros cuadrados, se encuentra en la ladera del Monte Abantos, y fue levantado en un terreno que estaba en las cercanías de una por entonces pequeña aldea.

Para que lo puedas situar, esa aldea se corresponde con el actual pueblo de El Escorial, la primera urbe a la que accedes desde Madrid, mientras que el pueblo de San Lorenzo de El Escorial surgió con posterioridad y se extendió por los alrededores del monasterio.

El arquitecto Juan Bautista de Toledo murió en 1567 sin ver terminada la colosal obra. Dejó prácticamente terminada La Granjilla de La Fresneda, el Patio de los Evangelistas y los claustros menores del Monasterio y el viario que unía la villa de El Escorial con La Granjilla, con el Monasterio y con el camino real de Madrid. Su ayudante Juan de Herrera y posteriormente Juan Gómez de Mora terminaron el proyecto.

Para ver su privilegiado emplazamiento bajo la sorprendente mole de la Sierra de Guadarrama lo mejor es hacerlo desde el cercano paraje conocido como la Silla de Felipe II.


BIZCOTELAS DE SAN LORENZO

Cuenta la leyenda que el embajador de Francia preguntó a Felipe II si era tan fácil empezar como terminar una obra tan grande como la del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, o si quedaría inacababa por falta de medios. Como respuesta, al terminar la edificación el monarca mandó colocar un ladrillo de oro en la actual torre central y otros dos en las laterales que se ven desde la entrada del Patio de Reyes. Sin embargo, la realidad es que ese brillo que se percibe desde la distancia cuando cae el sol viene de las tapas de bronce de las cajas que guardan reliquias de santos, entre ellas las de Santa Bárbara, que se ubicaron en una de las torres para proteger al monumento de las tormentas.

De ahí ha hecho su punto de partida Lucas González, chef ejecutivo de Paco Pastel, a la hora de presentar las tradicionales bizcotelas de San Lorenzo de El Escorial en unas cajas inspiradas en el llamado ladrillo de oro. “Jugamos con los colores del granito y cómo va cambiando la luz. y luego en el momento en que vas comiendo las bizcotelas, aparece un grabado con el año de la primera piedra (1563) y la latitud exacta que marca la ubicación donde se encuentra el Monasterio”.
De esta manera, explica, “el cliente no sólo se lleva un producto de repostería, sino también cultura”.

En cuanto a la bizcotela, Lucas González indica que aunque el dulce procede del “Bizcocho del Palacio Real”, cuya receta aparecía en el libro “Arte de Repostería” (1747), de Juan de la Mata, confitero de la corte de Carlos III. “Lo que hemos hecho nosotros es ir modificando la receta y adaptarla al siglo XVII, porque entonces tenía más azúcares y una textura más gruesa y harinosa, por lo que se digiere peor”. La versión actual, continúa, es “más ligera y esponjosa, ya no sólo en digestión, sino en untuosidad, con unos toques de cacao… siempre digo que antes sólo te podías comer una, pero ahora pueden ser dos, aunque lo mejor es que sea un regalazo para los demás o para uno mismo”. Efectivamente, el bizcocho es más suave, culminado como siempre con una yema pastelera que incorpora un punto de almíbar, mientras que la cobertura es de un cacao del 55%.

En fin, disfrutad si podéis de este manjar de dioses y compartidlo con vuestros allegados. Es lo mejor para completar una experiencia única de comunión con los sentidos… y con aquellos a quienes más aprecias.

Seguid mis posts en https://marcosplanet.blog

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

marcosplanet.blog © 2019.by conectart.com
Share This