La hija del farero

 

CADA JUEVES, UN RELATO: La hija del farero

 

Esta es mi aportación a la propuesta de microrrelato de los jueves que convoca Mag desde su Trastienda.

 

 

<<No sé por qué te escribo, tal vez porque no puedo llevarme conmigo tanto peso en la mochila, pero tampoco deseo que te hagas responsable de unos actos que no te competen.  Casi seguro que añadiré un peso sobre tu conciencia, pero también sé que sabrás que hacer…>>.

 

Aquella noche, tu padre se hallaba reparando unos cables en la lámpara del faro y le preocupaba tardar más de la cuenta. En su trabajo era muy abnegado, como bien sabes, como también sabes que el odio que el pueblo sentía hacia él se lo había ganado a pulso.

Que por su carácter huraño quisiera conservar los terrenos heredados de tu abuelo, impidió la construcción de aquel parque temático, algo que garantizaba la prosperidad del pueblo para toda la vida.

Yo llamé a la puerta del faro como cada semana para abastecerle del pedido habitual de mi supermercado y vi que estaba entreabierta, así que entré. Subí un tramo de la escalera y le llamé. En lugar de una respuesta suya escuché varias voces agitadas procedentes de la segunda planta.

–¿Quién anda ahí? –dije con una inquietud que crecía en mi como un mal presagio.

–Lorenzo ¿eres tú? –preguntó alguien a quien identifiqué de inmediato.

–Sí, qué pasa por ahí arriba.

Cuando llegué al piso superior contemplé una escena que me produjo un profundo escalofrío. Seis vecinos del pueblo rodeaban el cadáver ensangrentado de tu padre. Dos de ellos portaban una camilla donde intentaban colocar el cuerpo.

–Qué, ¿te unes a la fiesta? –me preguntó Roberto el panadero.

La expresión de mi cara debió mudar del estupor al reconocimiento de una especie de acto justiciero, pues era lo que ocupaba mi mezquina mente en aquel momento. Aquel hombre despreciado por todos, cuyo cuerpo yacía inerte sobre las frías losas, había arruinado el futuro de cientos de personas en unos momentos en que la economía iba peor que mal.

–¿Qué pensáis hacer con él? –dije, estremecido aún.

–Hay un lindo jardín junto a la base del faro. Las rosas crecerán radiantes este año.

Quiero que no te sientas culpable por eso que me contaste en confidencia sobre irte con tu padre para siempre de estas tierras malditas. No esperaste demasiado para intentar convencerlo. Era muy testarudo y nunca lo habría aceptado. El faro le reclamaba, como aún hoy lo demuestran los quejidos, risas y frases sin fin que se oyen en su interior según algunos.

Deseo con esta carta despejar también la duda que te asalta desde hace tiempo, eso que se dice en el pueblo de que tu padre huyó de aquí sin dejar rastro y olvidándose de ti. Algunos incluso insinuando el suicidio.

Termino ya en la seguridad de que habrás encontrado esta carta tras el ladrillo de la pared junto a la chimenea, el que lleva pintado el símbolo del triskelion de menor tamaño. Siempre se te han dado bien los acertijos. ¿Y por qué pinté ese símbolo por las paredes?

El triskelion representa la evolución y el crecimiento, el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu. Algo que logramos por fin los vecinos de este pueblo al alegrar el jardín del faro con rosales nuevos.


 

Y eso es todo, amig@s. Haz click sobre el corazoncito de más abajo si te ha gustado y deja por favor tu comentario, que es muy valioso.

Salud y suerte en la vida.

 

Nota: las imágenes de este post pertenecen a la página Deviantart.com

35 Comentarios
  • Miguelángel Díaz
    Posted at 14:50h, 15 febrero Responder

    Hola, Marcos.
    Nos has regalado un relato que cumple con el requisito de longitud y que no deja caer el ritmo desde el inicio de la carta hasta el final.
    Un fuerte abrazo 🙂

    • marcosplanet
      Posted at 16:38h, 15 febrero Responder

      Muchas gracias por tu aportación, Miguel.
      Un fuerte abrazo.

  • AMAIA LARRREA
    Posted at 14:07h, 30 enero Responder

    Desde la primera palabra hasta la última he estado cautivada con esta historia que me ha gustado mucho.
    Una gran historia en poco espacio. Aplausos y abrazo grande

  • Artesanas de la palabra
    Posted at 00:49h, 29 enero Responder

    Hola Marcos, un crimen por venganza, un pacto de silencio entre los vecinos de un pueblo, una confesión. Muy buena historia, un abrazo.
    PATRICIA F.

  • mag
    Posted at 18:07h, 28 enero Responder

    Hola, Marcos.
    Leí un libro que se llamaba la hija del relojero, Muy chulo. No iba la historia en un faro pero sí en una casa de esas impresionante de la campiña inglesa.
    Muy buena idea lo del triskel. El autor de la carta conoce bien al hijo del muerto. También el pueblo podría haber potenciado el faro, pero parece que les motivaba más acabar con el farero. Parece que la rumorología dice que hay fantasmas, creo que son los de la culpabilidad
    Millones de gracias por sumarte a la convocatoria juevera 🙂
    Besos.

    • marcosplanet
      Posted at 17:35h, 29 enero Responder

      Muchas gracias a ti por convocarla y por tus palabras.
      Un abrazo.

  • gabiliante
    Posted at 10:03h, 28 enero Responder

    Pues qué alivio para el hijo, que suponemos que heredó y vendió las tierras que para él no tenían ningún valor sentimental. Espero que el padre retrasará lo suficiente la operación para qie el parque temático fuera a otro pueblo con gentes que lo merecieron más. O que si se instauró allí fracasará estrepitosamente. –
    Buen aporte lo de esconder la carta, pada dar al azar la oportunidad del momento del descubrimiento.
    Abrazooo

  • rodolfo
    Posted at 16:53h, 27 enero Responder

    buen relatp, de una zona rural en la que los paisanos se toman la justicia por su mano, me recuerda la pelicula » rapa das bestas» pero al reves. Un abrazo

    • marcosplanet
      Posted at 22:00h, 27 enero Responder

      Sí, con un parque eólico de por medio.
      Muchas gracias por pasarte y comentar.
      Abrazos.

  • Federico
    Posted at 21:32h, 26 enero Responder

    Tienes razón con la vida de los fareros. Muchos tenían que vivir en el propio faro y algunos estaban situados en sitios remotos por lo que vivían en completa soledad. Yo conocí al de Cabo de Palos en mi tierra. Saludos y buen finde.

    • marcosplanet
      Posted at 07:17h, 27 enero Responder

      Me encantaría conocer en persona a alguno de ellos. Seguro que tendría cosas muy curiosas que contar.
      Saludos!

  • Marifelita
    Posted at 18:11h, 26 enero Responder

    Tremenda historia, como la reacción salvaje de los vecinos hacia el farero! No sé si a los vecinos esa decisión les habrá aportado equilibrio, quiero pensar que no, que al menos les habrá dejado un pequeño mal de conciencia. Sin duda al hijo, le despeja una duda pero la explicación es aún más inquietante! Un abrazote!

    • marcosplanet
      Posted at 07:19h, 27 enero Responder

      Si, la reacción de ese pueblo llevó a algunos al extremo. Muchas gracias por tu opinión y tu tiempo.
      Abrazos.

  • Cecy
    Posted at 14:47h, 26 enero Responder

    Estaban muy enojados los vecinos del pueblo, sus razones tenían, hay gente que realmente es tan egoísta que solo piensa en si y se gana el malestar de todos, No es justo que se haga juicio por mano propia, pero a veces la justicia nunca llega y en este caso no iban a esperar a que muriera todo un pueblo jeje

    Un abrazo,

    • marcosplanet
      Posted at 07:23h, 27 enero Responder

      Se puede enojar el personal por la actitud de una persona como este farero, que les arruine el futuro cuando las cosas además van mal.Ahora que, los extremos se tocan…
      Abrazos.

  • Anónimo
    Posted at 09:26h, 26 enero Responder

    La venganza es un buen móvil y un móvil recurrente para algunos crímenes. Hay drama y acción. Buen relato Marcos, Saludos!

  • Maty Marín
    Posted at 07:01h, 26 enero Responder

    Hola Marcos

    Me parece una muy buena propuesta, es muy fuerte y el tema muy bien tratado. No hay culpas ni resquemores y eso, cala, creo que es uno de los aciertos.

    Felicitaciones! Un abrazo…

  • Nuria de Espinosa
    Posted at 04:05h, 26 enero Responder

    Hola Marcos , el micro tiene drama y acción además de la venganza de un pueblo sobre un sátiro vecino.
    Conspiración y ocultamiento de la carta.
    Todo un relato de novela negra.
    Muy adecuado.
    Un abrazo

  • Anónimo
    Posted at 03:38h, 26 enero Responder

    Para construir a veces es necesario destruir. Gran relato que hay que leer entre líneas, un enorme reto bien conseguido en un microrrelato. Saludos!

    • marcosplanet
      Posted at 10:19h, 26 enero Responder

      Los micros obligan a servidumbres que pueden afectar a la historia que cuentan por el espacio tan breve que permiten. A mi me gusta escribir «a rienda suelta», sin limitaciones, pero me he apuntado a estos retos para ver qué tal es eso.
      Muchas gracias por aportar tu opinión y por tu tiempo.

      Por cierto ¿puedes decirme quién eres? Firmas como Anónimo.

  • El Demiurgo de Hurlingham
    Posted at 02:54h, 26 enero Responder

    Parece que fue toda una conspiración del pueblo contra el farero, en que el protagonista no participó.
    Aunque ocultó la carta, suponiendo que la hija del farero resuolvería las pistas.
    Bien contado. Saludos.

    • marcosplanet
      Posted at 10:21h, 26 enero Responder

      El protagonista fue cómplice silencioso.
      Gracias por comentar.

  • Anónimo
    Posted at 00:24h, 26 enero Responder

    Has engarzado toda la trama del relato con las pautas que ha dado Mag y además te ha quedado al más puro estilo de los crímenes que se contaban e el antiguo periódico «El caso»

  • Viajantes
    Posted at 23:52h, 25 enero Responder

    Excelente relato que recuerda a algunos clásicos y a la realidad, cuantas justificaciones de crímenes en nombre del pueblo. Nuestras felicitaciones!!

  • Pepe
    Posted at 21:52h, 25 enero Responder

    Al final me asalta la duda de si la muerte del farero abrió la puerta a. la construcción del Parque Temático. Sería una pena que sólo sirviera para satisfacer un deseo de venganza.
    Un abrazo.

    • marcosplanet
      Posted at 10:32h, 26 enero Responder

      La duda es si la hija aceptaría intervenir en la operación de venta de los terrenos. Puede que la cosa dé para una continuación.
      Abrazos.

  • Neogeminis
    Posted at 19:06h, 25 enero Responder

    Qué vecinos criminales, malvados y diabólicos! Una historia truculenta que pretende llegar para calmar conciencias que no merecen más que castigo. Un abrazo Marcos. Me alegra que siempre sigas aportando para nuestros jueves.

  • Merche
    Posted at 18:44h, 25 enero Responder

    Hola, Marcos, el pueblo justiciero, pobre chica la verdad, pero, al menos, debía conocer los detalles por los que el pueblo no quería a su padre, así podría emitir su propio veredicto.
    Un abrazo. 🙂

  • Oscar Ferrer
    Posted at 16:37h, 25 enero Responder

    Es muy chulo, felicidades. Efectivamente, como ya dicen otros comentarios, es un relato breve pero conciso y concreto, que hace bueno ese dicho popular de que «lo bueno, si breve, DOS VECES BUENO».

  • Ana Piera
    Posted at 13:57h, 25 enero Responder

    Muy buena tu propuesta para el reto juevero, logra enganchar desde el principio. Tiene drama y acción y el final complementa todo de muy buena forma. Saludos.

    • marcosplanet
      Posted at 15:03h, 25 enero Responder

      Muchas gracias Ana. Eran bastantes pautas las que había que seguir, pero para eso es un reto.
      Saludos

  • Campirela_
    Posted at 11:47h, 25 enero Responder

    La venganza de un pueblo sobre un sátiro vecino. No la justifico en absoluto, pero a veces la justicia se toma su revancha en los que ven un abuso de poder.
    Enhorabuena, un buen texto.
    Saludos.

    • marcosplanet
      Posted at 15:02h, 25 enero Responder

      Gracias por tus palabras. Si, es como el «Fuenteovejuna, todos a una».
      Saludos

  • ARENAS
    Posted at 10:21h, 25 enero Responder

    Genial. Cómo se puede contar tanto en tan poco espacio. Amigo mío, eres un titán de las letras. Mi sensación al terminar la lectura, es la de haber leído una novela. Es más lo que no cuentas, lo que sugieres, todo el torrente de imágenes que atesora tan escueto texto. Soberbio.

    • marcosplanet
      Posted at 15:01h, 25 enero Responder

      Muchas gracias, amigo mío. Era lo que pretendía, aunque estos retos obligan a ser muy escuetos.
      Abrazos.

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
Share This