LA SAGRADA CUEVA DE NUESTRA SEÑORA DE COVADONGA |
5073
post-template-default,single,single-post,postid-5073,single-format-standard,bridge-core-2.8.6,et_monarch,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-27.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

LA SAGRADA CUEVA DE NUESTRA SEÑORA DE COVADONGA

Del latín Cova Dominica (cueva de la Señora), en la Santa Cueva de Covadonga según los cronistas del rey Alfonso III, se refugiaron Don Pelayo y su ejército tras vencer a los musulmanes. Siguiendo la tradición oral, contaron con la ayuda de la Virgen María. La cueva se encuentra en el concejo de Cangas de Onís (Principado de Asturias). Posteriormente el sitio fue transformado en santuario dedicado a rendir culto a la Virgen de Covadonga.

las_tres_cruces_del_Santuario_de_la_Virgen_de_Covadonga

Vista desde el acceso a la Santa Cueva. Al fondo, la Basílica de Nuestra Señora la Real y el monte Priena

Hay otras acepciones del término Covadonga, como son «Cova de onnica» o “la fuente de la cueva”. El sufijo onnika, (fuente), deriva del céltico onna, “río”. Sobre la muralla de roca que se alza detrás de este Santuario enclavado en ella vierte sus aguas el río Las Mestas. El agua cae en vertical a través del sumidero de la Vega de Orandi.

río:las:mestas_sumidero_de_Orandi_Covadonga

Río Las Mestas, sumidero de la vega de Orandi. Covadonga

Unas gotas de historia

A través de los tiempos, la leyenda nos acerca el relato sobre un ermitaño que habría transmitido a Don Pelayo los secretos de la cueva y la salida secreta por la gruta de Orandi.

La primera construcción de la Santa Cueva fue realizada en tiempos de Alfonso I el Católico. El monarca, como homenaje a la victoria de don Pelayo ante los musulmanes, mandó construir una capilla dedicada a la Virgen María. Esto daría lugar a la advocación de la Virgen de Covadonga (conocida popularmente como la Santina). Aparte del altar dedicado a la Virgen se levantaron otros dos para San Juan Bautista y San Andrés. Alfonso I hizo entrega de esta iglesia a los monjes benedictinos.

subida_monte_Auseba_Santuario_de_Covadonga

Subida a la Vega de Orandi desde el Santuario de Nuestra Señora de Covadonga

La_vega_de_Orandi

La vega de Orandi. Frente a ella, el río Las Mestas se precipita sobre el Santuario en una cascada cuyo caudal depende de la época del año

Debido al incendio que se produjo en 1777 la talla original de la Santina quedó destruida. En 1778 la catedral de Oviedo donó al santuario una imagen de la virgen datada en el siglo XVI. La talla es de madera policromada, y en ella aparece la Virgen sosteniendo al Niño y una rosa de oro.

Imagen de Nuestra Señora de Covadonga, tallada en el siglo XVI en madera policromada.

En el transcurso de la guerra civil la imagen de la Virgen desapareció, y fue encontrada en la embajada de España en Francia en 1939. La capilla actual neorrománica, es obra del arquitecto Luis Menéndez-Pidal y Álvarez.

El templo del milagro

El Santuario de Nuestra Señora de Covadonga o La Cueva de la Santina nos saluda desde su impresionante ubicación. Es un santuario católico ubicado en las estribaciones del Monte Auseva. Como indiqué antes, el monarca Alfonso I ordenó construirla. Fue en el año 740 y se trataba de una iglesia de madera de tejo con los tres altares. Vuelvo a reseñar que están dedicados a la Virgen María, a San Juan Bautista y a San Andrés.

Santa_Cueva_Santuario_de_la_Virgen_de_Covadonga

La Santa Cueva Santuario de la Virgen de Covadonga

Esta iglesia fue llamada Templo del Milagro porque era milagrosa la forma en que permanece colgada de la montaña. Como ya indicamos, el rey encomendó la custodia del lugar a los monjes benedictinos.

Han transcurrido 102 años desde la Coronación canónica de la Santina en Covadonga. Mediante este rito  la Iglesia Católica rinde honores a una advocación mariana que cuenta con multitud de seguidores. La corona fue realizada por el sacerdote asturiano Félix Granda Buylla, escultor, pintor y orfebre.

El 22 de julio de 1918 el rey Alfonso XIII sancionaba la “Ley de Protección del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga”. En ella se indicaba que:

estatua_de_Don_Pelayo_Covadonga_marcosplanet

Estatua de Don Pelayo junto a la Basílica de Santa María la Real de Covadonga

“Covadonga será objeto de especial protección por parte del Estado y todas las obras que allí se realicen, comprendiendo los sepulcros de los restos de Pelayo y de Alfonso I el Católico (…) quedarán encomendados al Ministerio de Instrucción Pública y a la Academia de Artes San Fernando”.

ORACIÓN DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II EN LA CUEVA DE COVADONGA

Viaje Pastoral de Juan Pablo II a Covadonga con motivo de La IV Jornada Mundial De La Juventud

El Papa Juan Pablo II pronunció en 1989 una oración en el interior de la Santa Cueva. Entre otros destacamos algunos párrafos de la misma:

Lunes 21 de agosto de 1989

<<¡Dios te salve, Reina y Madre de misericordia!

 

He subido a la montaña, he venido hasta tu Cueva,

Virgen María, para venerar tu imagen,

“Santina de Covadonga”.

Con tus hijos de Asturias y de España entera

quiero hoy proclamar tus glorias y unirme a tu canto:

¡Tú eres la Sierva del Señor, nuestra Madre y Reina!

Como peregrino que ansía afianzar su esperanza, vengo a este

santuario, testigo de tanta fe y amor en la historia,

hogar seguro, bajo tu cobijo, entre los montes,

donde pusiste tu Casa y sin cesar dispensas los dones de tu Hijo.

El_Papa_ante_la_imagen_de_la_Virgen_de_Covadonga

El 21 de Agosto de 1989, el Papa Juan Pablo II se dirigió a la Santa Cueva donde, arrodillado, oró piadosamente ante la imagen de la «Santina»

En cualquiera de nuestras rutas a los Picos de Europa he notado la protección de “La Santina”, quien no ha dejado de acompañarnos, estoy convencido, en ningún momento. A pesar de la dureza del camino pudimos completar sin la menor incidencia un recorrido complicado pero mágico entre montañas gigantescas, prados y vegas de una belleza sin igual.

La oración de Juan Pablo II termina así:

“Santina de Covadonga”, “causa de nuestra alegría”,

ilumina a cuantos llegan a estas montañas

para que reconozcan, en medio de tanta belleza,

a Quien “yéndolas mirando, con sola su figura,

vestidas las dejó de su hermosura”,

y así se dejen atraer por la bondad y belleza del Creador

que hizo de Ti el vértice de la hermosura humana y divina>>.

Fuente: Libreria Editrice Vaticana

Y es verdad que el paisaje que rodea Covadonga es incomparable, casi hipnótico, dotado de un atractivo visual prodigioso.

Covadonga_ruta_desde_el_lago_Ercina_hacia_Poncebos

Covadonga, ruta desde el lago Ercina hacia Poncebos

La Real Colegiata de San Fernando, construida entre 1585 y 1599 está situada dentro del conjunto artístico del Santuario de Covadonga Imagen

Según se indica en esta información, la actual imagen de la Virgen de Covadonga se guardaba en la capilla de la Colegiata de San Fernando desde 1778 hasta 1820, en que fue llevada a la Cueva. En esta se había preparado una pequeña capilla para tener a la imagen en custodia. La Colegiata se halla frente a la cueva, a los pies de esta.

Vista_nocturna_de_la_Colegiata_de_San_Fernando

Vista nocturna de la Colegiata de San Fernando y de la cueva sagrada

No podíamos concluir este artículo sin mencionar al menos a la imponente basílica de Santa María la Real de Covadonga, obra del arquitecto Ventura Rodríguez. Reinando Alfonso XII (1887) Ventura inició la obra con un diseño bellísimo que le aporta un aire medieval. Fue terminada en 1901 tras 24 años empleados en edificarla. Su estilo neorrománico inconfundible engalana sus fachadas construidas íntegramente en piedra caliza rosa.

Basílica_de_Santa_María_la_Real_de_Covadonga

Basílica de Santa María la Real de Covadonga

Espero que os haya gustado el post. Os espero en el próximo, donde hablaremos de mitología en la época romana ¡No os lo perdáis!

No Comments

Publica un comentario

Share This