Tormenta huracanada

 

El informativo de las dos emitía el parte meteorológico como una extensión de las noticias de sucesos:

 

–“Un huracán de fuerza 3 se está aproximando a la costa norte del país sin que a las autoridades les haya dado tiempo a poner en marcha las medidas de precaución necesarias. El viento discurre a 190 km/h  con olas de más de 3 metros de altura. La velocidad del huracán se sitúa en 53 km/h. Hay posibilidad de inundaciones tierra adentro, por lo que se recomienda a los ciudadanos que no circulen por las calles ni utilicen sus vehículos, evitando los desplazamientos”.

–Bueno, aquí en pleno campo es difícil que los vecinos salgamos muy lejos –decía Luciano el adiestrador de perros–. Para llegar a la carretera hay que recorrer varios kilómetros de caminos de tierra que el barro acaba cubriendo.

Un grupo de habitantes del pueblo de Tomba se hallaba reunido en el polideportivo municipal por la alarma que las noticias del telediario habían creado ante la gran tormenta eléctrica que se avecinaba.

tormenta-huracanada

Juanón el pastor aportaba su opinión tras haber dado grandes sorbos a su botella de leche.

–No podemos evitarlo si es un huracán de esa fuerza. El nivel 3 produce daños como la destrucción de establos y cobertizos, aparte de las inundaciones. Así que ya podemos reforzar las estructuras como sea y no salir de casa.

–Bueno, Juanón, –replicó Emilio, el de la granja avícola– no hay que ser agoreros. La categoría 3 es…

En ese momento, el discurso es interrumpido por el farmacéutico de Tomba.

–¡Escuchad! Están dando más información sobre la tormenta que acompaña al huracán. No se oye muy bien, pero han dicho que el huracán está cerca de la categoría 4. ¡Buscad refugio!

–Tiene razón, estamos a 100 km de la costa, amigos –comentó Luciano–. Si el huracán crece en intensidad la tormenta puede ser devastadora. Y podríamos despedirnos de nuestros negocios para siempre. No olvidéis que…

En ese instante el cielo se oscureció de forma repentina. Truenos y descargas eléctricas sin fin iban iluminando algunas zonas de la bóveda celeste hasta formar un enorme resplandor que dispersaban rayos y relámpagos. La fuerza del viento era alarmante, el agua caía en forma de trombas repartidas caóticamente por las distintas zonas de cultivo y sobre el propio pueblo, cuyas calles empezaban a mostrar señales inequívocas de inundación.

tormenta-huracanada

–“Decenas de relámpagos iluminan el cielo –retransmitía la televisión por toda la región en un parte informativo de urgencia–. Parece una exhibición de fuegos artificiales, pero por desgracia no lo es. Ya se han incendiado algunas casas en varios pueblos a cien kilómetros a la redonda del puerto costero y parece que se están cumpliendo las previsiones de aumento de fuerza del huracán. Si este alcanza la categoría 4 tendremos problemas de derribo de algunos edificios, caída de líneas de alta tensión y más incendios. Y es que la tormenta va creciendo en carga eléctrica con formación de rayos … que impactarán indiscriminadamente … sobre insta…laciones y edificios. ¡No salgan de… sus… ca…sas! “.

La transmisión dejó de entrecortarse para acabar perdiéndose del todo en medio de un cielo negro como el betún.

Una densa cortina de agua acompañada por piedras de granizo del tamaño de garbanzos, barrió literalmente las construcciones más débiles y no dejó ventana con cristal.

Tras haber dejado mucho pesar, tensión nerviosa y corazones encogidos, la tormenta empezó a remitir, amainando vientos, granizo y lluvia. En poco más de media hora, el escenario había cambiado por completo. Apenas unas gotas de agua persistían en su caída libre desde el cielo. Un firmamento cargado de estrellas lucía imponente sobre los vecinos del pueblo de Tomba, quienes miraban extasiados esa belleza a la que la gran tormenta había dado paso.

–¡Eh, mirad! –decía Luciano con sorpresa– ¿Qué son esas luces verdes? ¿Las veis?

–Sí, están sobre el bosque de hayas –repuso el boticario–. ¿Qué hacen?

–Se desplazan hacia aquí ¿lo veis todos? –comentó Emilio dirigiéndose al puñado de vecinos que lo rodeaban.

Unos segundos más tarde, varias figuras de forma indefinida descendieron de las tres naves que acababan de aterrizar sobre la pradera. Ambas especies permanecieron inmóviles la una frente a la otra, hasta que los recién llegados hicieron surgir de sus armas otros rayos que nada tenían que ver con la tormenta…

 


 

Esta es mi aportación al reto literario “Cada jueves un relato” que organiza en esta ocasión nuestra amiga Mag, y que titula: Fenómenos atmosféricos.

Se trata de explorar la riqueza y el misterio de los fenómenos atmosféricos, creando una historia referida a eventos climáticos sorprendentes.

Debemos escoger entre varios fenómenos propuestos por Mag. Yo he elegido “Tormentas eléctricas”.

En el enlace que os dejé un poco más arriba figuran todas las bases.

Dejad por favor vuestra opinión en los comentarios y vuestro click en el corazoncito de más abajo.

 

Nota: la imagen de este post y la de portada pertenecen a la página:  bing.com/images/create/

 

43 Comentarios
  • Federico
    Posted at 23:57h, 30 mayo Responder

    Vendrán los extraterrestres a salvar a la Tierra del cambio climático? Saludos

    • marcosplanet
      Posted at 10:41h, 04 junio Responder

      Todo es posible en un mundo con un futuro cada vez más incierto.
      Saludos cordiales.

  • Maria
    Posted at 17:36h, 27 mayo Responder

    Me gusta el giro que le has dado a tu relato. Me he quedado con ganas de leer más, parece que puede continuar una segunda parte. A veces las tormentas no son tan peligrosas como creemos, puede que haya otras cosas más peligrosas ¿verdad?

    Un placer leerte, Marcos, que tengas una feliz semana.

    Un abrazo.

    • marcosplanet
      Posted at 20:16h, 27 mayo Responder

      Muchas gracias María. Sí que hay cosas más peligrosas, sobre todo si vienen de fuera de nuestro planeta con turbias intenciones.
      Otro abrazo para ti.

  • mag
    Posted at 19:26h, 25 mayo Responder

    Hola, Marcos.
    De la primera tormenta han sobrevivido. No lo tengo tan claro con la segunda. El huracán, haya sido obra de la naturaleza o de los bichos, no es un buen augurio… o, al menos, eso pudiera parecer.
    Sin embargo, iba leyendo y estaba más inquieta yo que los habitantes de ese lugar 🙂
    Un beso enorme y muchísimas gracias por formar parte de la convocatoria de esta semana.

    • marcosplanet
      Posted at 14:58h, 27 mayo Responder

      Muchas gracias a ti por tu opinión y por tu tiempo.
      Un fuerte abrazo.

  • MJ RU1Z
    Posted at 19:23h, 25 mayo Responder

    Vaya. No me esperaba ese final demoledor. Creo que, al final, la tormenta era lo de menos con alienígenas beligerantes de por medio. Quizá todo fuera una simple preparación por su parte. Ya lo dijo Stephen Hawking —o no era él, no sé—, que es mejor que nadie conteste a nuestros mensajes al espacio o, mejor, sería no enviar ninguno. Creo que el miedo a la tormenta que tan bien describes se queda en una mera anécdota con lo que se avecina después.
    Un abrazo.

    • marcosplanet
      Posted at 14:59h, 27 mayo Responder

      Muchas gracias MJ por tu comentario. Desde luego, es mejor que los ET se queden en su casa.
      Otro abrazo para ti.

  • Rodolfo
    Posted at 16:19h, 25 mayo Responder

    Marcos has descrito la tormenta perfecta Una situación al límite con un final alucinante y desintegrado Un abrazo

    • marcosplanet
      Posted at 15:03h, 27 mayo Responder

      Muchas gracias Rodolfo. Así es, aunque igual puede ser que no desintegren al pueblo sino que lo hagan esclavo y transformen a sus habitantes en seres adaptados a la atmósfera de su planeta para trabajar allí como esclavos.
      Otro abrazo para ti.

  • Santidepaul
    Posted at 09:25h, 25 mayo Responder

    Cielos…una invasión en toda regla. Truenos, rayos, y vete túa a saber qué más. Hola Marcos, soy Santidepaul

    • marcosplanet
      Posted at 15:04h, 27 mayo Responder

      Hola Santidepaul. Pues sí, toda una invasión con distintas posibles consecuencias. Las que imagine quien lo lea.
      Saludos!

  • Moli del Canyer
    Posted at 07:29h, 25 mayo Responder

    Pues parece que la tormenta es poca cosa con lo que se les viene encina…buen giro le has dado. Muy buen relato, besos.

    • marcosplanet
      Posted at 15:05h, 27 mayo Responder

      Muchas gracias, Moli. Quizá me anime a escribir una segunda parte para ver qué tipo de invasión se va a producir…
      Un fuerte abrazo.

  • El Demiurgo de Hurlingham
    Posted at 21:10h, 24 mayo Responder

    Me parece que los extraterrestres usaron el huracán, la tormenta, en semejante magnitud, pare encubrir su llegada. Si es que no la provocaron.
    Difícil que sea pacífico un encuentro que empieza con armas lanzando rayos,
    Saludos.

    • marcosplanet
      Posted at 15:07h, 27 mayo Responder

      Podría ocurrir que se tratara de rayos paralizantes para luego transformar las mentes de los terrestres en seres a su servicio. O para participar en un programa de intercambio cultural…
      Saludos

  • gabiliante
    Posted at 19:16h, 24 mayo Responder

    Y ya han tomado las emisoras de radio y tv.
    El pueblo está aislado y podrán iniciar sus experimentos co sus habitantes. Seguro que es puro interés científico y los rayos estaban en posición aturdir.
    Buen material para una pesadilla
    Abrazooo

  • Nuria de Espinosa
    Posted at 13:28h, 24 mayo Responder

    Después de que la tormenta llegará a su fin aparecen los extraterrestres o alienígenas. Quién sabe si no fueron la causa de la tormenta. Un final inquietante. Muy bien desarrollado. Un abrazo

  • Anónimo
    Posted at 09:37h, 24 mayo Responder

    Muy bien descrita esa tormenta y todos los fenómenos atmosféricos y un final realmente sorprendente. Saludos!

  • Maria Cristina Garcia Carrera
    Posted at 05:34h, 24 mayo Responder

    Me pregunto si la tormenta era natural o la provocaron los extraterrestres. Un final sorprendente.

    • marcosplanet
      Posted at 18:15h, 24 mayo Responder

      Todo tiene cabida en la imaginación del escritor.
      Saludos y gracias.

  • Anónimo
    Posted at 00:30h, 24 mayo Responder

    Muy buena historia con un final sorprendente me imaginaba el huracán destruyendo todo a su paso, pero nunca a unos extraterrestres, un abrazo Marcos.
    PATRICIA F.

  • Neogeminis
    Posted at 00:28h, 24 mayo Responder

    Miedo y desconcierto ambientados bajo rayos inducidos. Creo más probable que sea la propia naturaleza la que se encargue de encaminarnos. Saludos

    • marcosplanet
      Posted at 18:16h, 24 mayo Responder

      Yo también, Neo.
      Muchas gracias por soportar tu opinión.
      Saludos.

  • Mercedes
    Posted at 21:41h, 23 mayo Responder

    Tormenta poco natural parece ser… me recuerda a Independence Day y Mars Attacks, con esos alienígenas muy malos.

    Saludos cordiales.

    • marcosplanet
      Posted at 18:18h, 24 mayo Responder

      Gracias por tu tiempo y tu opinión, Mercedes. Provocada o no por los extraterrestres, la tormenta fue devastadora.
      Saludos.

  • Anónimo
    Posted at 17:00h, 23 mayo Responder

    Buen relato quién vivió un huracán se identifica con lo escrito y le trae muchos recuerdos, Saludos

    • marcosplanet
      Posted at 18:21h, 24 mayo Responder

      Me alegra que hayas asociado tu experiencia al contenido del relato. He de suponer que en tu caso no tuviera consecuencias.
      Saludos.

  • Marifelita
    Posted at 07:17h, 23 mayo Responder

    Miy bien descrita esa tormenta, era casi como estar allí, con toda esa tensión e incertidumbre! Nos has regalado un inesperado final! Je je! Un abrazote Marcos!

    • marcosplanet
      Posted at 18:22h, 24 mayo Responder

      Me alegra mucho que te haya gustado, Marifelita.
      Abrazos.

  • Campirela_
    Posted at 23:16h, 22 mayo Responder

    No solo nos dejas un gran huracán que hace que las gentes se metan en sus cobertizos y cierren a cal y canto ventanas y puertas, sino que tal vez esa tormenta trajo a seres de una galaxia desconocida.
    . Un texto bien completo de accidentes climatológicos y misterios de nuevos mundos.
    Un abrazo..

    • marcosplanet
      Posted at 18:23h, 24 mayo Responder

      Me agrada mucho tu comentario Campirella. Gracias por tu tiempo y por tu aportación.
      Un abrazo.

  • Pepe
    Posted at 16:54h, 22 mayo Responder

    Torrencial tormenta con fuerte aparato eléctrico, acompañada de vientos huracanados generando inquietud e incertidumbre sobre lo que acontecera., perfectamente bien ambientada. Con los previsibles daños materiales hechos lastimosa realidad y, un final sorpresivo, seguramente mucho más lesivo que la propia tormeta. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    • marcosplanet
      Posted at 18:25h, 24 mayo Responder

      Me alegra mucho que te haya gustado, Pepe. Aprecio mucho tu comentario.
      Otro abrazo para ti.

  • Rosa Fernanda
    Posted at 08:56h, 22 mayo Responder

    Qué argumento tan interesante!!…Logras situar al lector perfectamente en el lugar de los hechos.!!

    • marcosplanet
      Posted at 11:01h, 22 mayo Responder

      Muchas gracias Rosita. Me alegra mu8cho que te haya gustado.

  • Arenas
    Posted at 08:05h, 22 mayo Responder

    Me da a mí que esos otros rayos van a ser más peligrosos para nuestro planeta que los producidos como consecuencia del cambio climático.

  • Luis
    Posted at 21:41h, 21 mayo Responder

    Muy buen relato. Se puede visualizar perfectamente la incertidumbre y el miedo ante la terrible tormenta. Y el final apoteósico para un amante de la ciencia ficción como yo. Gracias y enhorabuena.

    • marcosplanet
      Posted at 11:02h, 22 mayo Responder

      Muchas gracias a ti por tan constructiva opinión.
      Un abrazo.

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
Share This