Una visión realista de la Navidad | La magia de razonar
7192
post-template-default,single,single-post,postid-7192,single-format-standard,bridge-core-2.8.6,et_monarch,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-27.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive
Una visión realista de la Navidad

Una visión realista de la Navidad

Hola a todos ¿Qué tal las fiestas? Espero que seamos capaces de ganar el pulso a la pandemia y consigamos disfrutar algo más de lo que el virus nos tenía preparado. Trampas, escollos y precipicios se abren en ese camino que iniciamos llenos de incertidumbre haciendo planes navideños, pero en el que ponemos al menos algo de ilusión.

Una-visión-realista-de-la-Navidad

 

Al cabo de muchos años, llegamos a la conclusión de que en la Navidad hay que conseguir como sea congeniar con una especie de guion teatral donde todos somos personajes y donde muchos quieren ser protagonistas.

Cuando eres un niño o niña ves las fiestas de esta Pascua con el prisma infantil que corresponde, feliz y sin doblez alguna.

 

Una visión realista de la Navidad

 

Si Jesucristo nació en estas fechas lo hizo para traer un mensaje de Paz y Amor, si, si, ya está. Pero cada año llegamos a una Navidad más cambiada, que hace tiempo viene sufriendo lavados de imagen que la han desdibujado en mi opinión, haciéndola perder aquella esencia que percibíamos desde niños.

 

Es probable que estéis pensando ya en saltaros la lectura de este artículo y pasar a otra cosa porque os suena manido y recurrente lo que estoy exponiendo. Bueno, ahí está mi respeto a la libertad de cada uno. Y esa creo podría ser una buena actitud ante la época que nos está tocando vivir.

Yo puedo respetar la libertad de quien no quiere seguir las normas de distanciamiento social, uso de mascarillas y otras actitudes protectoras de la convivencia en pandemia y sin embargo hay otros que no pueden entender a quien desea cumplir las normas.

una-visión-realista-de-la-Navidad

 

Es digno de estudio el efecto inmediato que ejerce la pandemia sobre el comportamiento humano en estas fechas. He visto la reacción tardía de muchos haciendo cola en las farmacias para adquirir los test de antígenos, porque así se sentirán protegidos y liberados a la hora de asistir a sus reuniones no canceladas. Son decisiones que llegan un poco tarde porque muchos se han liberado de limitaciones creyendo que la cosa estaba casi controlada, pero la realidad se nos ha echado encima. Por cierto, hay que añadir que estos test sirven de ayuda cuando estás ya en fase de plena infección o con concentración viral alta. Bueno, no voy a apuntar aspectos técnicos, tan solo destacar que una mayoría intenta hacer las cosas bien, se responsabiliza y tal.

una-visión-realista-de-la-Navidad

 

Una visión realista de la Navidad

 

Hay otros que no pensaban siquiera hacerse test antes de sus reuniones, ellos sabrán el por qué. Es por esto que podemos encontrar conflicto y decepción, pero es la realidad que nos toca.

¡Navidad, Navidad, Navidad! La cancelación de una reunión prevista, deseada y cargada de ilusión para todos los potenciales intervinientes, es una putada. Pero no debería ser motivo de disputas o enfrentamiento sino de comprensión, en mi humilde parecer.

una-visión-realista-de-la-Navidad

 

Que en los últimos tiempos la sociedad se ha transformado es obvio. No creo que sea debido a las nuevas tecnologías (y ahora viene el gran tópico mencionado a menudo por muchos) sino a la deshumanización.

Las relaciones humanas ya no siguen pactos de honor, donde cumplir con obligaciones morales marca el comportamiento del individuo. Ahora cada cual sigue un esquema propio, de individualidad absoluta y voluntad incontrovertible de ser protagonista único de la obra universal que nos toca interpretar en la vida. Por lo tanto, en estos días en los que debería estar extendiéndose ese mensaje de felicidad tan conocido en edades tempranas, la realidad nos revela muy poco rastro de él.

una-visión-realista-de-la-Navidad

 

Me refiero a aquellos o aquellas que tienen un plan propio en la cabeza y no pueden tolerar en él cambio alguno. Es decir, creen que en esta obra teatral no existe la improvisación, la adaptación a posibles fallos o lagunas en la interpretación.

La rigidez en la actitud, el pensar que estás en posesión de una verdad incuestionable, amenaza la estabilidad de unas navidades que ya de por sí vienen complicadas y en un equilibrio poco estable

 

La pandemia nos acosa, y cuando menos te lo esperas se recrudece por esta o aquella variante viral, por normas o restricciones que estaban en desuso, pero vuelven a protagonizar las vidas de los personajes que nos encontramos en medio del escenario.

 

En la escenificación de esta obra navideña, el Covid-19 nos impone su autoridad, es el director de orquesta, de la obra en sí

No tiene piedad con los papeles que en un principio cada personaje debía interpretar navideñamente sobre el escenario. Les obliga a cambiar líneas, párrafos, a veces el papel entero.

Y claro, los actores/actrices que pululan por la escena tienen entonces que desempeñar forzosamente otro papel. El problema surge cuando algunos de ellos se niegan a modificar sus actuaciones y se oponen con enfado al cambio. Eso es malo, porque repercute negativamente en el desarrollo de la obra que nos ha tocado llevar a cabo a ti o a mí, cada uno en su teatro particular. Hay tantos escenarios como familias, y una probabilidad alta de que la obra acabe con la huida, dimisión e incluso con el despido del actor/actriz de turno.

Como no somos perfectos, surge un conflicto con los díscolos, tanto si eres de los que abandonan, como de los que han despedido o huido, da igual, el resultado siempre será no deseado

 

 

Una visión realista de la Navidad

 

Yo seré siempre optimista. Pienso que no merece la pena sentirse perjudicado por comportamientos ajenos, dentro de un orden. Defender los principios de cada uno es un derecho que todos tenemos pero ¡ay! es tan difícil mantener las fronteras de las libertades individuales… Cualquiera puede sentirse agraviado por las conductas de otros. Ya sucedía cuando el mundo no sufría las consecuencias de las diferentes crisis que nos toca vivir:

Subida incontrolada de precios de las fuentes de energía
Aumento del número de parados, sobre todo de jóvenes y mayores, los dos extremos
Estabilidad precaria en el trabajo en general
Panorama geopolítico de estrategias comerciales que afectan negativamente a bienes de consumo de primera necesidad
Confusión en los medios de comunicación que no contribuyen a aclarar la situación

 

Llegados a este punto me atrevo a plantear el conocido análisis DAFO de los mercados para saber cuál es la situación de una empresa (DAFO= debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades). Aquí la empresa es tu entorno en general. Ante nuestras debilidades y amenazas debemos anteponer nuestras fortalezas y evaluar las oportunidades de salir adelante con el menor perjuicio para tu día a día. Y en el momento presente, en esta Navidad atípica rodeada de amenazas (no pretendo resultar apocalíptico, si es así pido disculpas) es necesario evaluar oportunidades, con el objetivo de:

 

-Evitar que nos afecten demasiado los conflictos de interés con quienes no comparten nuestra visión de la pandemia

 

-Reducir el efecto de ansiedad que generan los telediarios (suena algo cómico pero es que resulta duro aguantar tanta noticia catastrofista)

 

-Encontrarnos mejor con nosotros mismos y con los demás

 

-Mejorar la tolerancia con quienes nos rodean

 

Pienso que para establecer un mensaje claro en la Navidad del 2021 hay que hacer un ejercicio de abstracción y eliminar de nuestra mente los factores que no aportan nada bueno. No significa ignorarlos porque eso es imposible dado lo mucho que afectan a nuestras vidas, aunque ese ejercicio nos beneficiará a largo plazo.

Aceptar los cambios para obtener el bien general no ha de suponer la renuncia a tus propios derechos y formas de entender lo que está pasando. A tu libertad de expresión.

Lo que creo es determinante siempre en cualquier circunstancia es que los cambios no te pillen desinformado, desubicado (por falta de prevención), sin ninguna herramienta que te permita defenderte de ellos.

una-visión-realista-de-la-Navidad

 

La formación del individuo es muy importante y ello no significa que debas ser licenciado, doctorado o máster en no sé qué, sino tener la mente preparada

 

¿Y cómo? Pues a base de preguntar cuando tengas dudas, acudir a fuentes de información diversas en cuanto al origen de las mismas y ante todo no perder tu capacidad de análisis particular, esa que nos puede llevar a una conclusión más acorde con los cambios.

En mi opinión, no debemos permitirnos entrar en una espiral que, de tantas vueltas como nos obliga a dar nos impida ver el horizonte. Y para contemplar ese horizonte limpio de obstáculos y esperanzador debemos hacernos fuertes y enriquecer nuestra cultura informativa mejorando nuestra resistencia ante la adversidad.

Y ya sabes, si has de enfrentarte a un cambio de papel en esta representación navideña del 2021, aceptarlo y adaptarse a él es una buena solución, al menos bajo mi punto de vista, que es por supuesto debatible.

Bueno, pues os dejo esta reflexión esperando que hayáis podido extraer algo de interés. Os animo a comentar lo que queráis.

¡Salud, paz y amor, amigos!

2 Comentarios
  • Keren Turmo Biebeda
    Posted at 10:29h, 29 diciembre Responder

    Hola, Marcos!!
    Lo que cuentas es importante, no creo que decir que el compartamiento ajeno hace que nos perjudique sea una solución porque con esto, estamos diciendo que no toleramos el comportamiento de otras personas, demostrando que se quiere que se piense igual que nosotros, y que si no lo hacemos, no tienen cabida en nuestro circulo. Por muy desdeñable, digno de hacerselo mirar, etc Cada uno tiene sus motivos para hacer o dejar de hacer algo, y nos parecerá ilógico. Sin embargo, dentro de nuestros principios, hay una lógica que solo nosotros comprendemos.
    Lo que planteas está muy bien, pero me suena un poco a individualismo para que el exterior no nos afecte tanto. pero cómo propones aprender del entorno, creo que es interesante, primero darnos del entorno que nos rodea para poder tomar acción, porque creo que a veces, pecamos de egocentrismo y nos olvidamos o no queremos darnos cuenta de la verdadera situación del planeta, social, económica, laboral y familiar. Hoy por hoy, las familias de casi todo el mundo, viven situaciones similares, sino parecidas,. es por eso que me parece una buena apuesta poder echar mano de la realidades que nos acontecen.

    Suena egoísta, puede que incluso rechazable, pero hasta yo creo que para poder estar con los demás, y valorar esas pequeñas cosas que son importantes de verdad, y no solo la teconologia, la última compra o todo lo que llegamos hacer alegando que no tenemos tiempo. Es ese valor de tiempo e inversión en lo que verdaderamente es importante y nos hace personas de valía, de importancia, responsables y sobre todo, si todo lo vamos pasando por esa consciencia de lo que es valiso para nosotros fuera de modas y costumbres malas adquiridas. Puede darse algo de esa felicidad que viviamos antaño. Es dificil darse cuenta cuando se viven tantas cosas malas, o se ha pasado mal. Tenemos una visión más cerrada de lo que nos debería de llegar de nuestro alrededor, por eso, aunque no estemos de acuerdo en todo, podríamos decirnos ¿Qué cosas no me acercan a la verdadera navidad que yo quiero para mí? Partir de eso, y seguir los puntos que nos comentas.

    No suelo hacer comentarios tan largos, pero estoy pasando por un periodo de reflexión que si no lo saco me vuelvo frustración. Así que, Marcos. Es un gran post. Si recuerdo volver a pasar para ver tu respuesta, será un buen día. Me ha gustado mucho tu entrada.

  • Gemma
    Posted at 13:36h, 29 diciembre Responder

    Efectivamente son navidades distintas. Tengamos fe en que las próximas sean distintas y confiemos en que la sociedad sea lo más solidaria posible. Gracias

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This